PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 17 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Puntualizaciones electorales


2017-11-29 - 17:33:42
El próximo domingo 3 estamos convocados a participar en un acto eleccionario, en el que se elegirá a quienes conformarán la cúpula superior del sistema de justicia, que tendría como finalidad principal el mejoramiento de la administración de justicia, siendo la realidad algo diferente que es necesario ir aclarando para no seguir teniendo las decepciones a las que ya estamos acostumbrados.

El sistema de justicia es una pirámide, en cuya parte superior se encuentran los tribunales de última instancia (que es a cuyos componentes se tendrá que elegir) a quienes ya les llegan los fallos de las autoridades inferiores, quienes son, en primera instancia, los verdaderos administradores de justicia, conformados por jueces, secretarios, actuarios, auxiliares, etc., nivel en el que se encuentran los graves problemas de esa administración de justicia tan venida a menos, pero sin considerar las verdaderas causas del porqué existen estos problemas y ningún acto eleccionario los va a modificar o superar, por razones que se vienen arrastrando desde los inicios de lo que es Bolivia sea república o Estado Plurinacional.

Partamos de lo económico, todos los miembros de esa administración de justicia tienen unos sueldos de hambre, que no guardan relación con los niveles de responsabilidad de los asuntos que deben manejar. El presupuesto que el Estado designa para el Órgano Judicial es irrisorio y con esos esmirriados montos asignados, se pretende que los ingresos de los jueces y personal subalterno (donde se encuentra la base de toda la administración de justicia) sean mínimamente decentes, y como no lo son ni lo van a ser, la corrupción se presenta por necesidad. Esta solución no se consigue votando, es un problema de política de Estado.

La formación profesional es otro de los inconvenientes que se presentan día a día, la improvisación es la materia base. Para conformar esa pirámide del sistema de justicia, debería existir un escalafón, en el que por méritos propios, desde sus inicios siendo subalternos, jueces y luego vocales o magistrados, vayan ascendiendo y aplicando sus conocimientos que se enriquecen día a día no solo por el estudio, sino por la experiencia. No existe ni ha existido nunca este escalafón, porque otro de los tumores cancerosos de este país, es el poco respeto a las instituciones.

Siguiendo con la formación de los administradores de justicia, además de los conocimientos jurídicos, deben estar imbuidos de altos valores como la ética, sin este principio, los demás no interesan y la idoneidad porque debe romperse la improvisación. Esos aspectos no se consideran en las llamadas elecciones judiciales.

Sin entrar en ninguna consideración de los profesionales que estarán en las listas,en las elecciones judiciales, no se van a modificar los aspectos anteriormente señalados, por lo que acudir al acto eleccionario y no elegir para el cambio, llevaría a la decisión de que sería mejor no hacerlo, es decir abstenerse de votar; pero, ahora esa opción no es aceptable, no solo porque estamos obligados a votar, sino principalmente porque si no podemos modificar la administración de justicia, se debe rechazar votando contrael sistema que se utiliza y que no soluciona los graves problemasque se acarrean desde siempre, que es uno de los factores para que el país no pueda despegar rompiendo sus ataduras heredadas desde su fundación.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0