PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 08 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Álvaro Riveros Tejada

Del Mercosur al narcosur


2017-08-09 - 15:07:19
No transcurrió ni una semana de la espuria posesión de la Asamblea Constituyente paralela en la maltratada y querida Venezuela, cuando suman y siguen los problemas que aún le toca vivir, con miras a soportar una tiranía que en su afán de eternizarse en el poder, ya lleva más de 120 días apresando y asesinando a sus más valiosos recursos humanos juveniles en todas las ciudades de ese hermano país.

Son tantos y tan diversos los factores que intervienen en esta loca, como irracional carrera hacia el desastre, que corrobora a cabalidad ese sabio aforismo de Federico Nietzsche: “La locura individual es cosa rara, pero en grupos, partidos, naciones,comunidades y épocas, es la norma”.

Uno de esos factores y quizás el más sobresaliente en la maltratada patria de Bolívar son los intereses del régimen castrista cubano que, por voluntad del frenético micomandante Chávez y su inmaduro sucesor, guían los destinos de esa nación en un afán parasitario de exprimirle hasta su última gota de sangre. No de otra forma se explican los dramáticos y curiosos golpes de estado que desde un inicio tuvo que soportar, para sostener vigente esa satrapía.

Se sabe de antiguo que la famosa obra del italiano Curzio Malaparte: “Técnica del Golpe de Estado” que Ernesto “Che” Guevara leía con avidez, se ha constituido en una biblia para los servicios de inteligencia y contrainsurgencia cubanos por su idea básica que apunta a que el golpe de Estado, más que un problema político, es un problema técnico y es allí donde se explican los innumerables golpes sucedidos en varios países de la región y especialmente los autogolpes en Venezuela.

Malaparte asevera que es posible dar un golpe de Estado en cualquier país democrático, aún sin una situación crítica y sin el apoyo de masas. Basta un grupo que frene la maquinaria estatal y tome el poder sin confrontar la fuerza adversaria. Allí se explica el golpe de 2002 en Caracas, cuando ante la falta de represión a una multitud que se dirigía al Palacio de Miraflores, bastó que unos francotiradores mataran a varios manifestantes, lo que se constituyó en el pretexto para arrestar al Presidente y formar un gobierno provisional que cayó en dos días, por la falta de apoyo de las guarniciones militares del interior y una enardecida multitud en el centro de Caracas reclamando a Chávez y su perpetuidad en el poder.

En lo referente al asalto al Fuerte militar Paramacay de Valencia, capital del Estado Carabobo, con un saldo de muertos y heridos, esteno deja de levantar sospechaspor lastardías aclaraciones del Ministro de Defensa Gral. Padrino López,y del propio Maduro (Casi 12 horas de ocurrido el hecho), así como la misteriosa presencia del capitán retirado Juan Caguaripano, cabecilla deloperativo, luego de desaparecer portres años, desde su denuncia en abril de 2014, sobre el descontento por la situación política reinante, a lo interno de las FF.AA. Un recogimiento similar al del oficial citado, solo sería posible entre los lamas del Tibet, los narcos en la selva, o los insensatos que prefirieron pasar, del Mercosur al Narcosur.

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0