PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 15 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
José Percy Paredes Coimbra

El rol de la Iglesia en Bolivia


2017-07-19 - 16:01:49
Voy a seguir con el tema de la Iglesia Católica, pero esta vez la vamos a ubicar en el Estado Plurinacional de Bolivia.

Si consideramos la doctrina social de la iglesia y el posicionamiento de su actual líder, el Papa Francisco, inferimos que la opción preferencial del catolicismo es por los pobres, por la construcción de una sociedad más justa y equitativa y por el establecimiento de una cultura de paz.

Pues consideremos que para establecer una cultura de paz en nuestro medio, transformando nuestra cultura, esencialmenteconfrontacional y patriarcal, con todo lo que ello significa, deberemos avanzar sobre todos los campos de acción, desde la enseñanza formal en las escuelas, hasta los sermones y/o prédicas en iglesias y templos.

Pero una verdadera avanzada no será posible sólo con palabras, es fundamental el ejemplo. Y esta es una de mis preocupaciones, la iglesia, concretamente sus representantes deberían predicar con el ejemplo y eso no está sucediendo.

Recuerdo que en los tiempos de dictadura en Bolivia, sacerdotes, seminaristas, monjas y muchísimos laicos ofrendaron sus vidas por conquistar la libertad, por construir la democracia. Pasados los años, toda aquella entrega, todo aquel ejemplo, todo aquel impulso se fue perdiendo hasta desvanecerse con el tiempo y quedar atrapados en páginas de historia.

Lo peor de todo es que nuevamente se fueron acomodando al lado de las clases dominantes, de las clases que detentan el poder económico. En varias ocasiones han defendido los intereses de la oposición en contra de los intereses de las mayorías representadas en el gobierno.

El gobierno no quiere confrontación ni con el pueblo ni con las instituciones que de alguna manera aglutinan a la ciudadanía, para ello es necesario que estas instituciones, entre ellas la iglesia católica, no asuma una actitud de confrontación contra el gobierno.

En el origen del cristianismo, Jesús y sus discípulos, se reunían con todos, conversaban con todos, no se cerraron a escuchar solamente a la población más pobre, también se reunieron y conversaron con los miembros de grupos de poder, como con el cobrador de impuestos o el sumo sacerdote judío. Y siempre sus intervenciones fueron para favorecer la situación de los más pobres y desposeídos, nunca sus intervenciones fueron a favor de los cobradores de impuestos o para dar la razón a algún sumo sacerdote o autoridad.

Es decir, el reunirse a dialogar con griegos y troyanos no es el problema; el problema surge cuando como iglesia, se olvidan de las enseñanzas de Cristo y se alían a los grupos que mantienen invariable esta situación de pobreza, de indefensión del más débil, que por más de 180 años gobernó el país.

No deben olvidarse que son el ejemplo que millones de bolivianos tienen a seguir. La construcción de una cultura de paz no es sencilla, pero en algún momento debe iniciar y para ello es fundamental el concurso de todos, especialmente el de las iglesias.

Muy unida a esta tarea de construcción de una cultura de paz, se encuentra la necesidad de construir una sociedad más justa y ecuánime donde no existan estas brechas indecentes entre ricos y pobres, y esta es también tarea de la Iglesia, no solo de los gobiernos.

Desde que asumió la presidencia del país el año 2006, el MAS se ha preocupado por mejorar la calidad de vida de las y los bolivianos, aunque no es tarea sencilla, especialmente cuando existe una oposición que lejos de aportar con ideas, aunque sean contrarias, pero ideas que vengan a favorecer al pueblo, tenemos a un grupo que solo sabe decir no a todo y boicotear, en lo posible. Es a ese grupo que la jerarquía eclesial de este país está apostando, un grupo que no está de acuerdo con el hermano presidente Evo, un grupo que ha intentado todo para sacarlo del poder (incluido el magnicidio).

No se olviden lo que Cristo Jesús dijo a un grupo de personas que basaban su fe en la cantidad de dinero que tenían y aportaban: “raza de víboras, sepulcros blanqueados!” y el Papa Francisco hace poco reiteró en otras palabras: “es mejor ser ateo que un mal cristiano”.

Duras palabras del máximo líder de la Iglesia Católica que, al parecer, no está conforme con el actuar de sus jerarcas que andan en autos de lujo, comen comidas que no come el pueblo y se visten de chanel.

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0