PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 18 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Ciro Añez Núñez

El valor del ser humano


2017-01-16 - 21:56:16
Comúnmente desde pequeños se nos ha enseñado que nuestro valor como personas es relativo.

No valemos por lo que somos sino por lo que hacemos, logramos o tenemos, y esto ha tenido efectos devastadores que nos dejan una autoestima frágil y vulnerable ante toda experiencia negativa.

Esta realidad queda al descubierto en la tediosa frase que usualmente se escucha que hacen las personas adultas a los niños: “Pedrito: ¿qué vas a ser cuando seas grande?”. Ese niño ya es una persona y será siempre una persona. Esa pregunta encierra una confusión entre el ser y el hacer.

Es raro escuchar que se le pregunte al niño: “Y tú ¿qué clase de persona quisieras ser cuando seas grande?”; esa pregunta encierra una cabal comprensión de lo que es, basado en el ser; sin embargo, esto muchas veces resulta incomprensible.

Lo usual, lo común y corriente, es verlo siempre desde lo externo, es decir se cree que la cosa es hacer, hacer, y hacer. Producir y producir, alcanzar metas, lograr títulos académicos, escalada social, competir, progresar (confundiendo casi siempre de manera sesgadas únicamente en la famosa frase de prosperidad económica y no en un progreso integral), estar en el podio o estar en la lista entre los cincos, diez o veinte primeros del mundo, top ten, etc.

Ahora bien, no estamos diciendo que todo eso sea malo, en un sentido, pero debemos aprender y entender también que el valor intrínseco de la persona como individuo no radica tanto en triunfar como en lograr. No tanto el éxito como en el logro. De hecho hay cantidad de personas que han logrado mucho y nunca han saboreado el éxito (ante los ojos de los seres humanos, obviamente).

Partiendo desde el mismo Jesús que en su cruz logró la meta más grande de la historia rodeado de un entorno de fracaso y abandono aparente. Pero Dios le exaltó hasta lo sumo y le dio un Nombre que es sobre todo nombre.

Al conocer a Cristo experimentamos cambios en nuestra triste condición humana y descubrimos que somos valorados nada más y nada menos que por Dios.

En la vida hay muchos logros sin aplausos y muchos aplausos sin logros.

Las personas comúnmente comparan y evalúan a las demás en función a lo que hacen (como una competencia), porque creen que lo que hacen es lo que son.

En tal sentido, el conocimiento común de las personas solo se basa en lo que ven, y resulta que lo que ven en los demás es solo lo que hace esa persona.

El éxito no depende de la opinión de los demás, del reconocimiento público y status tampoco se mide bajo los estándares de la sociedad; no se basa en riqueza material ni en buenas acciones. El éxito empieza con lo que tenemos dentro de nosotros. Se define por los estándares que Dios estableció para nuestra vida.

La felicidad no está en función a lo que hacemos, pues lo que hacemos no siempre lo haremos en el mismo nivel; por ejemplo, todas las personas envejeceremos por ende experimentaremos cambios naturales como la reducción de determinadas capacidades en la medida que se produce el envejecimiento pero no por ello diremos que no valemos. Otro ejemplo, si una persona que tiene alguna destreza resulta que sufre un accidente que luego le impide u obstruye a que siga aplicando dicha destreza, no por ello diremos que dicha persona no tendrá valor o no sirve.

Aquellas personas que tratan de verse bien para que los demás lo halaguen, en realidad tienen un verdadero problema, pues su vida se mueve en función a los demás. Lo correcto es verse de adentro hacia afuera, no a la inversa.

Cuando el ser humano empieza a verse de adentro hacia afuera producirá verdadera felicidad.

La persona debe conocerse a sí mismo, no en función a lo que hace sino a lo que es, saber para qué fue creado, cuál es su propósito de vida en este mundo.

La felicidad, los logros, la satisfacción, la autovaloración, etc., está envuelto en el interior de cada ser humano, esto es, en la calidad de pensamientos que posee cada persona. Esa calidad de pensamientos se verá reflejada en sus actos cotidianos (en el día a día) no única y exclusivamente en determinados eventos o acontecimientos especiales.

Más publicaciones de Ciro Añez Núñez

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0