PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 17 de septiembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Duradero subdesarrollo


2017-01-16 - 21:50:24
Al referirse a la enorme distancia que Bolivia se encuentra en relación al moderno mundo tecnológico, el periodista Tuffí Aré define con una expresión clara que nos mantenemos en un duradero subdesarrollo. Utilizando dichas palabras queda muy claro que no solo en materia tecnológica nos encontramos así. Viendo las noticias diarias, es por demás evidente que en casi todas las actividades locales o nacionales el denominador común es la mediocridad y, consiguientemente, seguimos sumidos en el subdesarrollo.

Así estamos, por ejemplo, con el tema de la reforma judicial, que luego de las conclusiones de la cumbre de justicia de junio de 2016, que no pasaron de ser simples consideraciones conceptuales y discursivas, ahora se ha ingresado a una discusión puntual de asuntos que no van al meollo de los problemas que agobiana la administración de justicia y se plantean aspectos superficiales, como el incremento de la máxima pena, para lo que se necesita una reforma constitucional que únicamente lo puede hacer una Asamblea Constituyente por mandato de la misma CPE y no por un referéndum.

Son muchos los problemas que tiene la administración de la justicia y no es posible analizarlos todospor razones de espacio, así que permítanme dedicarme a uno de ellos: el presupuesto del Órgano Judicial. El monto asignado por el Presupuesto General del Estado alcanza al 0,21%, con lo que es imposible asumir reformas profundas que mejoren la administración de justicia. Con ese irrisorio porcentaje, que mantiene a la justicia en un duradero subdesarrollo, no es posible aumentar los juzgados, que es una manera directa de reducir la mora procesal, ni pensar en capacitación de los operadores de justicia que les permita encarar los retos diarios de juzgar vida y patrimonio de los bolivianos, ni darles sueldos más o menos decentes, a fin de reducir la corrupción que en gran parte de los casos se lo hace por necesidad, además de la falta de ética y respeto. Es tan ligero el análisis de este grave problema de la reforma judicial, que en lugar de encarar el fondo del mismo, se toca la superficie amenazando a los que posterguen audiencias o falten a ellas. Así seguiremos en un duradero subdesarrollo con su denominador común, la mediocridad.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0