PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 17 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Escaras judiciales


2016-07-15 - 11:04:57
Si prevalecen el odio, la búsqueda de escarmiento, el sometimiento incondicional, la ausencia de un mínimo de conciencia y de comprensión, la acción inhumana y elirrespeto a las personas, de ninguna manera podemos siquiera pensar en que la justicia pudiera estar presente en la conducta de sus operadores.

Vemos impotentes y que lesionan gravemente nuestra alma y conciencia al ver conductas de autoridades judiciales con actitudes que parecieran no ser de ellos, son estas personas quienes definitivamente deberían tener un mínimo de respeto por un ser humano que sufre problemas de salud que son evidentes a simple vista y demostrables físicamente: nos referimos al Gral. Gary Prado. Cualquier imputado judicial, sea culpable o no, merece un mínimo trato como ser humano y no es aceptable que se destruyan los más básicos principios de respeto y consideración, como lastimosamente estamos viendo los últimos días a través de una fría y soberbia actitud de autoridades judiciales que desconocen, intencionalmente, el respeto a un imputado enfermo que muestra claramente como ese mal trato va agravando sus dolencias con escaras sangrantes.

Si la definición de escara dice que se trata de una ‘costra que resulta de la mortificación o pérdida vital de una parte viva afectada de gangrena’, la conducta demostrada por los jueces en el tratamiento de un proceso en el que un imputado discapacitado, sufre de graves escaras y necesita tratamientos especiales, y los jueces muestran una insensibilidad que emerge del sometimiento incondicional a órdenes superiores, es una situación que demuestra que esos administradores de justicia están infectados de la gangrena de la injusticia y que se busca la mortificación de quienes cayeron bajo su sometimiento.

Nadie, no importa su condición social, económica o intelectual, debe ser sometido a esa conducta injusta y despreciativa y si además ese imputado es una persona que ha dado por su patria todo lo que un hombre puede dar y no se le reconoce un mínimo agradecimiento, además de injusto, es desagradecido. Estos aspectos atraen un karma negativo que en algún momento caesobre los que actúan bajo esos designios.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0