PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 20 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Variables en la ecuación de justicia


2016-05-31 - 18:16:57
El tema de la justicia tiene dos variables que no se confunden porque ambas tienen características propias, si bien muy relacionadas entre ellas, deben ser encaradas de manera diferente por tener problemas e inconvenientes propios.

El pensamiento de justicia significa una suma de virtudes que, a su vez, inspira al Derecho. La doctrina define la justicia como el hábito de dar a cada uno lo que es suyo y, asimismo, el hábito de conformar o adecuar las acciones del hombre según la ley. Para llegar a ello es necesario contar con leyes que sean justas para que la justicia reflejela igualdad de las personas respetando su diversidad.

La otra variable diferente de la justicia es la administración de justicia; esta variable en la ecuación, que comprende el desarrollo de la vida humana, es fundamental porque aplica, interpreta y juzga todos los componentes que comprenden la actividad humana en cualquiera de sus situaciones. Justamente, los profundos problemas en la vida social se hallan en la administración de justicia.

Reitero que el problema en esta es estructural, para cambiar se necesitan políticas de Estado que permitan a este –ahora Órgano antes era Poder Judicial (tremenda diferencia)- asumir transformaciones, algunas inmediatas, gran parte mediatas y, la mayoría, de largo plazo. Sin esa conducta real y efectiva de cambiar estructuralmente todos los aspectos relacionados con la administración de justicia, vamos a seguir tropezando con problemas, que es honesto reconocer, vienen desde los inicios del funcionamiento del Poder Judicial, agravados en algunas etapas políticas y pocas veces encaradas positivamente.

El nudo gordiano actual es la injerencia política, que destruye el cimiento mismo de la administración de justicia y cualquier cambio que se haga, si persiste la injerencia, no será cambio; y el otro grave problema actual es el mísero presupuesto asignado al Órgano Judicial. Con funcionarios con sueldos de hambre aparece la corrupción como una directa consecuencia de los bajos ingresos. Los otros cambios necesarios en la administración de justicia llevaran tiempo, pero hoy se debe diagnosticarlos para prever su cura a la brevedad posible.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0