PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 15 de septiembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Susana Seleme Antelo

El NO ya ganó


2016-02-17 - 19:34:30
Más allá de las encuestas con sus sospechosos empates técnicos, elevados porcentajes de indecisos o ‘voto oculto’, y una última encuesta “flash” en la que el NO ganó ampliamente, es ya un hecho que Bolivia decidió decir NO a la re-re-reelección del caudillísimo Evo Morales y García Linera.

En el referéndum del 21 de febrero de 2016, nuestro voto será un NO porque en democracia no hay poder “para toda la vida”. Este acto electorero responde a la ambición sin limites de dos personas y la camarilla que los rodea, quienes se aprovechan de su posición de privilegio político y abusan de él, para imponerle a Bolivia una arbitraria modificación de la Constitución. La respuesta es NO.

El próximo domingo 21, nuestro voto será un NO para ponerle límites al poder de los impostores, dictadores revestidos de demócratas, que cambiaron las bayonetas militares por las actuales guillotinas judiciales.

Este referéndum es una trampa que instrumentaliza el voto para que se legitimen, sabiendo que la democracia es mucho más que el voto. En realidad, es una maniobra electorera, viciosa, inmoral e indigna, para seguir mintiendo y para no rendir cuentas por la mayor corrupción en la historia de Bolivia. Por eso el voto será un NO.

En las últimas dos semanas la ciudadanía comprobó sin atenuantes que le han mentido a Bolivia. Empiezo por el ‘Vice’ que no tiene título académico de nada. Engañó y mintió pues funge como privilegiado catedrático en las universidades nacionales y extranjeras. Eso se llama falsificación ideológica y uso indebido de función. Por eso el voto debe ser NO.

El caso del ‘caudillísimo’ Morales es peor: es un machista depredador sexual, que carece de ética personal y política en un tema que afecta a la dignidad, la seguridad y la vida de todas la mujeres, entre ellas sus parejas adolescentes*. En su vida privada Evo Morales tiene derecho a “hacer de su capa un sayo”, pero NO, tiene derecho, siendo el primer mandatario, a mentir sin contrición ni pudor, menos violar las leyes sistemáticamente, entre ellas, el Código Niño, Niña y Adolescente, Ley 548.

Me explico: la Organización Mundial de la Salud afirma que la adolescencia abarca desde los 10 años a los 19, y sitúa la adolescencia temprana de 10 años a 14, y como tardía de 15 años a 19. Cuando la señora Gabriela Zapata Montaño fue pareja Morales era una adolescente, según informaciones de prensa, entre 16/17/19 años y el ‘caudillísimo’ 46. La mentira más “desalmada” de Morales es haber dicho que no reconoció el rostro de una joven con la que compartió lecho y engendro un hijo. Razón demás para tener razón y votar NO,porque es cínicoydeshonesto. También para reivindicar la condición de las mujeres como sujetos sociales, y no como meros objetos sexuales.

¿Asuntos privados?, NO porque la señora Zapata Montaño, descubierta como expareja de Morales, gracias a las denuncias de Carlos Valverde Bravo por tráfico de influencias, hizo uso de ese “privilegio” para escalar económica y socialmente. Ahora el oficialismo ataca al mensajero y emborracha la perdiz, para desviar la atención de otros hechos de corrupción y tráfico de influencias de la Sra. Zapata. Más allá de los 556 millones de dólares que la empresa china CAMC se adjudicó por invitación directa, gracias a su influencia, ella metió mano en la aduana, en un banco que funciona como banco del Estado, en la Corporación Minera de Bolivia y en otras instituciones locales y extranjeras. Ningún límite para traficar como representante del Estado‘Pluri’. Así pasó a formar parte de la nueva burguesía parasitaria creada en el bloque oficialista, desde el caudillísimo Evo Morales y su “Vice” para abajo, unos más o menos indígenas, K’haras y mestizos. Por eso el voto debe ser un concluyente NO.
Por estas violaciones a las normas éticas, humanas, políticas y democráticas, nuestro voto será NO contra la re-re-reelección porque la corrupción apesta.

El binomio y sus acólitos se han apropiado de esfuerzos y recursos privados y colectivos, propiedad de todas y todos los bolivianos. Lo que queda lo malgastan atiborrando a la sociedad de propaganda política con falsas promesas.

Hay que decirlo una vez más: la bonanza económica de la que gozó Bolivia en los últimos 10 años, no ha sido producto dedos personas que se creen iluminados, sino por los altísimos precios de nuestras materias primas. Acabada la bonanza y el hiperconsumismo, mi voto es un rotundo NO contra el engaño y la mentira, pues el país sigue en el extractivismo primario exportador de materias primas, sin haber creado riqueza productiva, trabajo digno, estable y con seguridad social.

El NO que registran las últimas encuestas, lo teníamos ganado desde la anterior, hace un mes atrás, cuando el ‘caudillísimo’ Evo Morales ya había perdido 20% desde la última elección nacional en octubre del 2014: de 60% a 40%. A partir de ahora, el deber cívico y político de la sociedad boliviana es cuidar ese NO democrático, incrementarlo como una acción política libre, no sometida a la devaluaciónde su condición ciudadana por los impostores.

El NO ha unido a la sociedad boliviana contra los impostores . Por eso el NO ya ganó.

Más publicaciones de Susana Seleme Antelo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0