PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 17 de septiembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesEspectáculosVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Miseria mental


2016-01-15 - 10:23:21
En una entrevista escrita, el Alcalde Percy Fernández, analizando la situación por la que atraviesa la ciudad, señaló: ”¿Cómo se explica que teniéndolo, relativamente, todo haya tanto abuso con lo que es público, lo que es de todos? Tiene que ser un problema de miseria mental, de no querer que lo que es de todos sea bueno, bien mantenido, preservado, mejorado, justamente para que sea para derecho de todos y para siempre”. Y añadió: “¿Cómo se explica que, de no tener un lugar seguro para ir a pasear y ahora tiene parques protegidos, grandes y hermosos, o había basurales y ahora tiene plazas, uno tenga que estar viendo que no se roben los cables, que no rompan los bancos, los juegos infantiles rotos por gente adulta, basura por todas partes? La gente hace basura y la echa en un espacio público para ensuciar, para "fregar", porque cree que otro debe levantarla y limpiarla”.

Este es un análisis que centra el problema que vemos a diario en los contrastes de una ciudad como Santa Cruz, con evidentes muestras de su transformación a metrópoli y de su atraso al ser una ciudad sucia, desordenada y egoísta.

A su vez, en un editorial de El Deber se analizó un estudio sobre la cultura ciudadana y se concluyó, entre muchos otros aspectos, “que el vecino no separa la basura, compra a vendedores asentados en lugares prohibidos, no respeta el descanso ajeno, se estaciona mal, no respeta los semáforos y arroja la basura a la calle”. En síntesis, el vecino cruceño se aplaza en cultura ciudadana.

Viendo la ciudad y sus problemas, es cierto y evidente que el cruceño-no importa su origen-, con relación a su ciudad y su entorno, tiene una miseria mental que no permite progresar con limpieza, con orden. En todos los niveles sociales y económicos, la conducta ciudadana coincide negativamente en mantener a la ciudad sucia, desordenada en exceso, ya con el inaguantable tráfico urbano o con el poco o ningún respeto a las normas viales, mucho menos de un mínimo orden en los mercados, tomados por hordas de comerciantes, sin que exista autoridad de ningún nivel que ponga en su lugar a esos depredadores urbanos.

Debemos ponernos las pilas para cambiar esa miseria mental.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0