PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 12 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Comencemos por casa


2015-12-18 - 18:12:15
Una vez más hemos sido sacudidos por una tragedia familiar a raíz de la imprudencia y la negligencia que derivó en un accidente en un lugar de mucho tráfico, que de por si tiene problemas en su circulación, sin que exista autoridad que ponga orden. Estos hechos generan la lógica reacción social de repudio y también despiertan el morbo de algunos inconscientes que, utilizando las redes sociales, no respetan el dolor ajeno y se regodean con imágenes que solo deberían ser utilizadas en una investigación formal, llegándose al extremo de que un importante canal de televisión paso dichas imágenes.

No se trata de crear más obstáculos en las vías o controles para el desordenado tráfico de la ciudad, considero que la solución a gran parte del problema empieza por casa. Cuántos de nosotros, acompañados de nuestros hijos o nietos, nos pasamos cuando el semáforo en rojo como si fuera la cosa más normal; cuántos de nosotros tratamos mal a un policía o pretendemos que incurra en actos ilegales ofreciéndole dinero; cuántos de nosotros no usamos el cinturón de seguridad; cuántos de nosotros no respetamos nunca los pasos de cebra y menos damos paso a los peatones; cuántos de nosotros estacionamos en doble fila sin importarnos los demás; cuántos de nosotros manejamos a pesar de haber ingerido bebidas alcohólicas. Y así podríamos seguir con una inacabable lista de infracciones que son el ejemplo de formación de nuestros hijos o nietos. Qué moral podemos tener si incurrimos en esas deleznables conductas, para luego exigir a nuestros hijos que cumplan las mínimas reglas de prudencia y decencia al manejar un vehículo, si nosotros mismos no las cumplimos.

Rasgarse las vestiduras ante semejantes cuadros de dolor que vemos impotentes en esos accidentes de tránsito o crear fundaciones o instituciones para buscar la disminución de los mismos no solo no es suficiente, sino inefectivo, esto mientras no tomemos real conciencia de que primero debemos cambiar en casa. Nosotros somos quienes tenemos que cambiar y dar el ejemplo a nuestros hijos con una conducta de respeto, de prudencia y no solapar o encubrir para ocultar nuestras falencias.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0