PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 20 de octubre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Argucias abogadiles


2015-05-18 - 17:09:27
La semana pasada vimos que en el trámite de la demanda boliviana en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya los fundamentos, argumentos y pruebas propuestas y presentadosse desarrollaron en un nivel muy alto de quienes actuaron profesionalmente en las diferentes audiencias.

Es obvio que una de las partes introduzca argumentos o elementos inesperados tratando de sorprender a la otra, porque se trata de un verdadero proceso judicial, que es internacional y de alta jerarquía, es cierto, pero que no deja de ser un juicio.

Lo que sorprendió fue la pregunta inesperada introducida por un juez de los 15 que conforman el tribunal de la CIJ, que debió anteladamente ser excusado porque fue abogado de una de las partes (Chile) en otro proceso, no lejano, en esa misma Corte. Ese juez está descalificado de entrada, y si no tuvo la honestidad profesional, como lo hizo otro juez designado que se excusó por haber intervenido en un proceso donde estuvo Chile, la delegación boliviana debió haberlo hecho antes de que se sentara en el estrado judicial. Al no haberse excusado, aprovechó su posición de juez con una malicia propia de un abogado retorcido al introducir una pregunta con toda la intención de dañar a una parte (Bolivia) y favorecer de alguna manera a la otra (Chile).

Según comentarios chilenos, esta pregunta (“¿en qué fecha mantiene Bolivia que se concluyó un acuerdo respecto de la negociación relativa al acceso soberano?”) habría puesto a los bolivianos en un aprieto que obligó a Bolivia a ser más concreta en sus fundamentos en relación estrictamente al tema de la jurisdicción de la Corte. Esto porque el equipo de abogados de la delegación chilena no formuló dicha pregunta o porque no esperó la replica, lo que hubiera sido válido y sin recriminaciones. No lo hizo, porque buscó un efecto de mayor incidencia, incluso mediática, de que dicho cuestionamiento lo introdujera uno de los jueces, que, además, evidencia una parcialización que lo inhabilita. Como era de esperarse, la respuesta boliviana fue clara y contundente, pero aún no desaparece el mal sabor que dejó la intervención del citado juez.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0