PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 06 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Una ley demasiado importante


2015-04-12 - 15:40:00
El ministro de Trabajo así como otras autoridades gubernamentales han efectuado declaraciones en sentido de que para el 1 de mayo debería promulgarse la nueva ley general del trabajo. No se trata de un hecho menor en la vida económica, social y política del Estado Plurinacional. Es una ley que tiene transcendencia y supera la simple relación empleador-empleado, y en su tratamiento deben intervenir, sin excepciones, diferentes actores de la vida nacional. Los trabajadores y los empresarios, obviamente, son quienes deben estar en primera línea; si falta uno de ellos o no se toma en cuenta lo que opinen, esa ley va a tener una grave cojera que impedirá su aplicación racional y completa.

En el contenido de una ley general del trabajo existen muchas variables dependientes unas de otras, lo que hace a su consideración y discusión una ley diferente respecto a otras. Tiene aspectos de tipo económico muy profundos, porque básicamente debe regular el salario, su forma de cálculo, las situaciones especiales de ruptura laboral, los mecanismos legales que salvaguarden los derechos de los trabajadores, pero que también protejan los derechos de quienes pagan esos salarios, que son los empresarios. Una ley exclusivamente favorable al trabajador, al final, perjudica más a éste que al empresario, que es el creador de fuentes de trabajo, y sin estas no hay ley que funcione.

Tiene aspectos de tipo social, el mejoramiento de las condiciones de trabajo, el apoyo a la profesionalización del trabajador, sus ascensos y mejoras personales. Si la ley busca la total igualdad bajo el esquema de no permitir discriminación, el perjudicado es el trabajador, que ve postergados su ascenso y su crecimiento, porque esa exagerada igualdad no permite a un empresario premiar la eficiencia, ingresando en una igualdad mediocre que perjudica al trabajador.

El empresario crea fuentes de trabajo en busca de productividad, eficiencia y retorno. Si la ley laboral es inteligente y racional, crecen las fuentes de trabajo; si por el contrario es restrictiva, perjudica la producción y perjudica al trabajador.

Es una ley demasiado importante que debe discutirse en todos los ámbitos.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0