PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 12 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Absurdas medidas aduaneras


2014-11-06 - 10:59:02
La línea entre la mediocridad y el absurdo en Bolivia es tan delgada que depende de la mirada compasiva o crítica para verla de un modo o de otro,y ante este tipo de situaciones una mirada razonable lo mínimo que va a pensar es que se trata de una broma, de algo tan sin sentido que la capacidad de considerar a la gente en su nivel de brutalidad mental más aterradora es difícil conceptualizarla.

Me refiero a las absurdas disposiciones de la autoridad aduanera y no en particular al hecho de que decidieron controlar el ingreso del ébola y fueron mucho más severos en la revisión de maletas. Me refiero en concreto a la disposición de gravar con impuestos a todos los artículos que una persona tenga en su maleta y que no sean de uso personal. Por ejemplo: si uno viaja y trae de recuerdo una muñeca para su nieta, la autoridad aduanera ha decidido gravar con impuestos a dicho juguete porque no es de uso personal del viajero que puede ingresar sin tributo hasta un mil dólares americanos en artículos de exclusivo uso personal.

La mentalidad absurda no se hereda, pero con el tiempo se agrava. No es materia de este artículo comentar los miles de automóviles que ingresan de contrabando, mucho menos referirme a las toneladas de ropa usada que ingresan también de manera ilegal y clandestina, aunque se sea vox populi por donde lo hacen, así como mercaderías de diferente índole que cruzan las fronteras sin efectuar ningún pago legal.

El motivo de este análisis es lo absurdo de las autoridades aduaneras, que presumo por ser autoridades nacionales, cuando viajan al exterior –obviamente con dineros de los impuestos que pagamos- traen lo que quieren y nadie les dice nada, pero cuando el viajero común y silvestre viaja al exterior con sus propios recursos y regresa, si le encuentran en su maleta lencería para su esposa o una blusa para su hija, le cae la ley aduanera con todo el rigor legalista y debe pagar impuestos de ingreso al país, obviamente porque no son de uso personal aunque sean regalos para su familia.

A veces uno duda si no está viendo los cambios cacareados del Gobierno y rebotamos con la realidad de que el camino hacia adelante no lo había sido.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0