PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 15 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPaísEconomíaEspecialesVenezuelaMundoEspectáculosDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Graves problemas del Órgano Judicial


2014-08-25 - 11:06:33

Poder significa dominio, imperio, facultad y jurisdicción para mandar o ejecutar algo, entre muchas otras acepciones. En cambio, órgano es un medio o conducto que cumple alguna función específica o que sirve para la ejecución de un acto o de un designio. Hay una gran diferencia.

Hasta la Constitución de 2004 la estructura y la organización del Estado se dividía en tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. La Constitución de 2009 modificó –entre muchas otras cosas- la estructura y organización funcional del Estado, dividiendo la estructura en órganos y eliminando los poderes. En el momento del cambio no parecería ser algo de importancia; no obstante, en estos años de aplicación de la Constitución se evidencia que se trató de una profunda modificación conceptual con connotaciones organizativas y de funcionamiento, cuyos graves problemas están aflorando, sin atisbo de mejora alguna.

Los problemas que atraviesa el Órgano Judicial tienen demasiadas aristas y limar unas no soluciona nada porque siguen existiendo y afectando a las otras. A manera de ejercicio, citaré dos de ellas.

La primera es la insuficiente cantidad de juzgados que existen para atender los asuntos judiciales de la población. Por fuentes del mismo Tribunal Supremo de Justicia, hasta el 2010 el Órgano Judicial boliviano tenía754 jueces para un total de 591.000 en los distritos judiciales de todo el país, con un incremento del orden del 20% a escala nacional. Es decir que cada juez debe atender 783 causas, que significa que por semana, al año, deben despachar 15 causas, casi tres sentencias por día. Además,los tribunales departamentales de justicia tienen un total de 247.000 causas acumuladas de gestiones anteriores. Hay una imposibilidad física de cubrir la exigencia.

La segunda, el sueldo mensual de un juez es miserable y tiene varias connotaciones, una de ellas es que debe fallar sobre asuntos con sumas millonarias y ellos tienen magros ingresos, lo que genera la tentación de la corrupción. Al juez no se le da el lugar que le corresponde. Volveré con este tema.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0