PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 21 de noviembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaPaísEconomíaEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Nomofobia y nomofilia


2014-07-31 - 16:48:53

El teléfono celular, también conocido como móvil, tiene un uso exagerado, el cual va más allá de lo razonable, llegándose incluso al extremo de generarse una ‘movildependencia’ lindante con la actitud esquizofrénica de no poder estar un tiempo, aunque sea breve, sin ver y utilizar el mismo.

Hay dos extremos en esta incomprensible conducta humana: una, el uso excesivo del teléfono móvil, que deriva en una adicción enfermiza. En un análisis frío produce el embrutecimiento de la persona cuando está pegada al aparato desconectada totalmente de su entorno; y, dos, cuando se pierde el móvil, ya sea definitiva o temporalmente. En ambas situaciones se generan actitudes adictivas perjudiciales, obviamente para la persona, pero, como toda adicción, no es reconocida ni aceptada por quien la sufre.

En la Universidad de Génova (Italia) los sicólogos piden formalmente que se incluya como una patología, en el manual de diagnósticos de trastornos mentales, la ansiedad de no tener el móvil a disposición, lo que ha venido a denominarse ‘nomofobia’, que es un mal que está adquiriendo características de epidemia. La nomofobia es una fobia –que es el temor irracional compulsivo hacia algo o alguien- que pueden generar ataques de pánico en quienes la padecen.

En el otro lado encontramos la ‘nomofilia’, que también, con características de epidemia, ha convertido (la mayoría lo es) a las personas en movildependientes, pues a estas no les importa ni les interesa dónde estén o que deben hacer; están hipnotizadas con el aparatito, del que no pueden desprenderse o dejarlo más que por breves momentos.

Para superar las fobias existen terapias cognitivo-conductuales que conllevan, como toda terapia, la necesidad de que el enfermo acepte ser tratado. Las adicciones también pueden ser superadas; no obstante, el costo de que el adicto acepte su enfermedad y,además, acepte tratarse, es mucho más difícil que enfrentar una fobia.

Debemos trabajar en políticas para enfrentar estas enfermedades modernas.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0