PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 06 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Fernando Rodriguez Mendoza

Ley de Promoción de Inversiones


2014-06-24 - 10:59:57

El 4 de abril el Gobierno promulgó la Ley N° 516 de Promoción de Inversiones cuyo ámbito de aplicación es para las inversiones bolivianas y extranjeras que se realicen en el territorio del Estado Plurinacional de Bolivia. Como en la generalidad de leyes promulgadas en este Gobierno, abundan los principios de alto contenido indigenista acorde con los principios que contiene la Constitución y que enmarca las inversiones a los principios de soberanía y dignidad, seguridad jurídica, respeto mutuo y equidad.

En general, la norma como tal no contiene aspectos que pudieran ser preocupantes a tiempo de analizar alguna inversión en Bolivia, aunque es claro el privilegio que el Estado se arroga de ser quien finalmente fiscalice, incentive, apruebe o no cualquier inversión, con mucha burocracia en el trámite.

No encontramos aspectos que se tengan que considerar en particular del texto legal; lo que sí no se puede soslayar es el contexto en el cual se aplicará esta Ley de Promoción de Inversiones, entendiéndose por contexto el entorno físico o de situación (político, histórico, cultural, etc.) en el cual se considera un hecho.El contexto boliviano, demostrado en diferentes variables económicas, políticas y sociales, nos muestra un Estado en el que se ha reducido a su mínima expresión el Estado de derecho. Tenemos un Estado fuerte, intocable, que no le interesa rendir cuentas de nada y a nadie, decide hacer algo y lo hace, pero en contrapartida el Estado de Derechoes muy pequeño frente a esa fortaleza estatal.

Un elemento primordial en un Estado de derecho es la seguridad jurídica, que, a su vez, constituye el principal pilar para cualquier inversionista nacional o extranjero, y es este factor fundamental uno de los más débiles en la actual estructura del país. No existen leyes buenas o malas, lo que existe es una buena aplicación y cumplimiento de una ley o una mala o torcida aplicación. Es justamente la seguridad jurídica el principal principio que una ley de promoción de inversiones debe tener, sostener y respetar. Si la seguridad jurídica es débil, difícilmente vendrán inversores extranjeros.

Más publicaciones de Fernando Rodriguez Mendoza

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0