PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 05 de diciembre 2019 Contacto
InicioDestacadasPolíticaPaísEconomíaEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Susana Seleme Antelo

Otra estafa


2014-05-31 - 23:19:30

Si el censo de 2012 fue el  arma ideológica étnico-indígena, en detrimento de la mayoritaria población  mestiza, confirmada en dicho censo, las elecciones de 2014 son el arma política del régimen de Evo Morales para perpetuarse en el poder. Primero fue la habilitación inconstitucional de su tercera candidatura y una campaña electoral anticipada y aventajada.
Luego, merced a la cartografía impuesta por el sumiso Tribunal Supremo Electoral, se descuartizó la unidad territorial de algunas provincias y circunscripciones, y se eliminó  la igualdad del voto urbano con el voto rural. Vía la sobrerrepresentación de este último, la desproporción será de 1 a 3, cuando no de 1 a 4, para diputados uninominales afines al régimen. Por último, el acarreo de gente y la estafa está servida.

El acarreo hasta municipios provinciales en Santa Cruz según denuncias de autoridades y lugareños cumple ese objetivo. ¿Cuántos acarreos más habrá en el país? La trampa consiste en ganar votos sobrerrepresentados para uninominales y asegurarse mayoría absoluta en diputados,  pues el régimen no tiene asegurado un mayoritario voto urbano. Lo sabe mejor que todas las encuestas conocidas. Y tras casi 9 años de ejercicio autoritario, violento y concentrador de todos los poderes del Estado, Morales se siente con derecho a jugar a la política al margen del Estado de Derecho, vía elecciones con carátula democrática, como las nacionales de 2009 y la de magistrados en 2011.

Como opinan algunos analistas, seguramente Morales  ganará  las elecciones de octubre, “sin despeinarse” dado el dominio absoluto que ejerce sobre los aparatos del Estado, incluidos  los ideológicos,como gran parte de los medios de comunicación y la hasta ahora débil oposición política, sino se une. Es previsible que unida tampoco ganaría, pero el objetivo mayor de la unidad deseada es impedir que los artífices de la derrota democrática ganen por dos tercios y diseñen al mismo tiempo  las elecciones de gobernadores y alcaldes en 2015 y las por venir.

En octubre, Morales también ganaría por una nueva correlación entre clases sociales y el gobierno. A la clásica subordinación campesina, antes sector muy pobre, hoy orillando una clase media menos pobre y hasta rica según su práctica económica, se une la relación idílica de una burguesía que, como casi todas, necesita al gobierno de turno. No importa que sea antidemocrático, que ostente 39 presos y perseguidos por un complot político con carátula judicial y tenga más de 700 exiliados políticos.

Más publicaciones de Susana Seleme Antelo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0