PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Lunes 17 de febrero 2020 Contacto
InicioDestacadasPolíticaEconomíaPaísEspecialesMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Susana Seleme Antelo

Vaciamiento semántico


2013-10-20 - 23:21:35

El Vaciamiento semántico es el  concepto que expresa  la pérdida del significado original de una palabra o su repetición banal hasta  desvirtuarla.   En la Bolivia actual, a 31 años de la recuperación democrática,  ninguna más vaciada que la palabra democracia.

Es un término polisémico, sí,  con varios significados y cada quien le otorga el que mejor le plazca. En todo caso, el término "democracia" se utiliza ampliamente no solo para designar una forma de gobierno, sino para otras relaciones sociales. En este caso, partimos de la base de que la democracia es la organización política del Estado con independencia de poderes, una estructura sociopolítica más horizontal que vertical y con alternabilidad en el ejercicio del poder político, más allá del criterio que se le quiera otorgar a título de su carácter polisémico.

Para el presidente Evo Morales y sus seguidores, la democracia es el barniz con que pretenden confundir a moros y cristianos. Con ese barniz, puesto que Morales fue electo democráticamente en 2005 con respaldo legal y legítimo, y luego con trampas y chanchullos, hoy  rechazan el marco legal de un Estado Democrático de  Derecho.  En estos ocho años, han ido hasta uno de los puntos más sensible de ese Estado, como es ruptura de la independencia de los poderes, traducida en la injerencia abierta desde el Ejecutivo al poder Legislativo que no legisla sino acata órdenes, lo mismo que el poder Judicial, cuyas consecuencias son alarmantes.  Así han convertido al poder Judicial y a la administración de justicia en órganos subordinados totalmente al poder político del Ejecutivo. El resultado de esa injerencia hace que controlen, repriman, extorsionen, retarden procesos, impongan ‘guillotinas judiciales’ -a falta de las que decapitaban hace más de 2 siglos-,  amenacen con  cárcel o  arrestan  a todo ‘librepensante’ opuesto o crítico al pensamiento único que esgrimen, como parte de su ‘proceso de cambio’, que no es otra cosa que cambiar para que nada cambie.
   
El caudillo  y el Vice, que ya dominan todos los poderes :el militar, policial y de movimientos sociales todos cooptados, vacían semánticamente y le quitan su significado a la palabra democracia, pues la han suplantado por la hegemonía cultural andino-centrista y la dominación política centralista, autoritaria e intolerante,  matizada con el populismo de la prebenda y el clientelismo a manos llenas, sin transparencia alguna. No les importa la institucionalidad de los aparatos del Estado, que desmantelaron a rajatabla desde el inicio de su mandato, 2006, ni que la corrupción tenga un ascenso sin límites, arropada por la ausencia de transparencia en el manejo de la gestión pública y los gastos fiscales.

Tampoco les importa la asfixia que ejercen sobre el pluralismo político-partidario para favorecer al partido que se pretende único, el MAS, ni que la democracia haya sido restringida solo al acto de votar, tantas como le plazca al autócrata Morales,  con la abierta manipulación del Órgano Electoral, que avaló su re-reelección, para que permanezca en el poder ‘toda la vida’.  Menos les importa la democracia que respete los Derechos Humanos, ni  a minorías étnicas, ni la libertad de expresión, de prensa y el libre acceso a fuentes de información ajenas o incluso a las oficialistas.

Argumentan que existe libertad de prensa pues se escribe y habla sobre estas y otras verdades que vacían a la democracia de su contenido. Pero ¿hasta cuándo se lo podrá hacer? Cuando ya no se pueda, quizás será sea demasiado tarde para la democracia en Bolivia.

El vaciamiento semántico también cruza fronteras, tanto que la Cátedra de Estudios Suramericanos y Comunicación de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de la Plata, Argentina, nombró a Morales ‘profesor titular honorario’. Yo, que estudié periodismo cinco años en la Universidad de La Habana, Cuba (asumo que libre de toda sospecha “neoliberal de derecha”)  siento que me han devaluado la profesión.  No por los años de estudio, sino por la impostura de quien le otorgó tal título y la del propio receptor, que lleva ocho años declarando a periodistas y medios  de comunicación sus enemigos, sin tregua en su intento de callar a unos y otros.  

Nadie quiere matarlo, como afirmó en La Plata, sin embargo, sí queremos ganarle democráticamente las elecciones de 2014, sin vaciamientos semánticos ni injerencias del poder centralista autoritario. A ese poder  que presenta a Morales como el Mesías del “cambio” para salvar a la patria de los “neoliberales y capitalistas”, en el colmo de la impostura,  no le importa que hoy rija en Bolivia la Ley de Hidrocarburos 3058 promulgada por Hormando Vaca Díez (+) el 18 de mayo de 2005, en su condición de presidente del Senado de la ex República de Bolivia, antes del actual Estado Pluri mamarracho.  Fue Evo Morales, en su condición de diputado, quien movilizó a los mineros de Potosí, con ayuda del gobierno de entonces, quienes impidieron que recayera en Vaca Díez la sucesión constitucional, como correspondía luego de la renuncia de Carlos Mesa.  El argumento fue tajante: un cruceño no puede ser presidente de Bolivia.  

Gracias a aquella ley de un gobierno neoliberal, el régimen de Morales puede disponer de los ingentes recursos que provienen del elevado precio de hidrocarburos, y no de una estructura productiva sustentable en ese rubro ni otro alguno, sin que rinda cuentas de cómo malgasta esos ingentes dineros, a los que los gobiernos en los 20 años precedentes tuvieron acceso. Con ellos está perpetrando golpe tras golpe a la democracia, desde la democracia aparente, vaciada de contenido, pues Morales preside una dictadura revestida de  democracia, solo porque convoca a elecciones para confundir a ingenuos.  
Santa Cruz de la Sierra, 20 de octubre 2013

Más publicaciones de Susana Seleme Antelo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2020
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0