Flor de la tipa, Tipuana tipu

Flor de la tipa o, científicamente hablando, Tipuana tipu, es una planta nativa apreciada como árbol ornamental en Bolivia y el mundo. Este uso es frecuente en nuestra ciudad de Santa Cruz de la Sierra y relativamente también en EEUU, Europa, Brasil, Uruguay y otros países. La especie crece espontáneamente en el norte de Argentina, el Chaco boliviano, la Chiquitanía y los valles secos andinos, hasta casi los 3000 m.s.n.m. Fue un árbol importante en los bosques de los valles secos, los cuales ahora ya se perdieron casi completamente.

Bella y ornamental cuando florece, la tipa también es un árbol con múltiples aplicaciones y ventajas en agro-forestería: abona el suelo, como buena representante de la familia de las fabaceas (Leguminosae); sus hojas son un agradable y muy buen alimento para el ganado; sirve para reforestar áreas amenazadas por la desertificación, porque soporta climas bastante áridos y otros usos más.

Muchas empresas comercializan internacionalmente la tipa, las que la presentan con nombres como "Pride of Bolivia" (Orgullo de Bolivia), para ciertos mercados. Lamentablemente, es uno más de los recursos genéticos aprovechados, que generan ganancias, sin que el país o los países de origen reciban parte del beneficio.

Esto fue posible legalmente, porque el material vegetal o germoplasma (partes de las plantas necesarias para reproducirlas. Comúnmente son las semillas, pero no siempre) fue sacado del país antes de que entre en vigencia la legislación internacional, que prescribe cómo acceder a los recursos genéticos de los diferentes países.

Muchos recursos genéticos bolivianos con valor comercial se utilizan en el exterior, sin que nosotros sepamos dar buen uso a lo nuestro. Peor incluso: desde que tenemos legislación para garantizar nuestra justa participación en la generación de beneficios económicos a través del uso de recursos genéticos, las cosas se complicaron en nuestro país hasta extremos ridículos.

Hasta ahora, los responsables no aprobaron ninguna de las solicitudes formales para acceder legal y transparentemente a recursos genéticos, a pesar de que la participación del Gobierno, comunidades originarias y científicos bolivianos estaría asegurada. Probablemente, las verdaderas razones son temor a equivocarse, a no beneficiarse suficientemente, demagogia o desconocimiento y desinformación simplemente. El resultado final es que no se generan beneficios económicos para nadie y, mientras tanto, prosigue la extracción clandestina e ilegal de nuestros recursos genéticos.

Una expresión popular de esta zona amazónica de Bolivia, para referirse a una persona admirable, es "¡Mucho tipo!". Por su belleza, sus valores utilitarios y comerciales, para nosotros, ¡es mucha tipa, la tipa!… www.fan-bo.org

 

Volver a Portada