PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 31 de octubre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesTecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
         

Al menos 4.000 vasijas de ají de fideo en La Boda del Año


08/09/2012 - 20:28:05

Al menos 200 kg de filete de vacuno, y la mitad de pollo y cerdo y otros tantos de pasta tallarín fueron necesarios para cocinar los 4.000 platillos de ají de fideo con que los esposos flamantes Claudia Fernández y Alvaro García Linera obsequiaron el sábado a sus invitados en la Plaza de Armas de ciudad de Tiawanacu, a 71 km de La Paz, donde se unieron en matrimonio.

    Se trata de una de las comidas más típicas de la gastronomía de los andinos bolivianos, dominada además por el ají amarillo de vaina, un fruto que, molido, se ha vuelto poco menos que indispensable en la culinaria criolla en gran parte de Bolivia.

    El ají de fideo que los flamantes esposos ofrecieron a sus invitados demandó, entonces, más de 50 libras de este fruto picante molido, que los gastrónomos descendientes de españoles introdujeron en la dieta de los bolivianos entrado el siglo XIX.

    El platillo, que acaparó la atención de las cadenas de la televisión internacional, exigió unas 50 cargas de papa (patata) recién cosechada en el altiplano boliviano.

    Y poco menos que la mitad de cebolla y tomate picado, previamente fritos en aceite, y un cuarto de esta última cantidad de zanahoria.

     Lo mismo, sal, pimienta, orégano y comino molido.

    Insumió, asimismo, miles de arvejas, unos 1.000 litros de agua hervida, una alfombra de quirquiña, una hojilla verduzca que fructifica sobre los 3.000 m de altura y que los cocineros bolivianos la utilizan, por su aroma y retrogusto en el paladar, como especie, tal cual los peruanos emplean el cilandro para matizar el inigualable ceviche de pescado.

    El ají de fideo, una suerte de caldo más bien pesado, lanzado a la fama internacional junto a  la boda en ritual andino ancestral de García Linera y Fernández, es la 'Delicatessen' del paladar del novio, cuya boda con la esbelta y rubicunda Claudia agitó la adormilada farándula boliviana.

    La gastrónoma Elena Olivera estuvo de pie desde media noche del viernes al sábado para hacer marchar un ejército cocineros, ollas, cocinas y fogones.

    Los cocineros convocados por Olivera se han pasado las últimas horas dando forma miles de dedillos de papa y astillas de quirquiña.

    También poniendo la carne en cubos de 2 y 3 cms cuadrados.

    Ese fue el platillo fuerte de 'La Boda del Año' en Bolivia, como la designó la prensa del corazón y de la que ningún medio en el país se ha sustraído.

    El ají de fideo, un plato fuerte por su alto contenido en hidratos de carbono, está en la olla hasta del boliviano más humilde, que ha aprendido a potenciar sus efectos con la consabida llawjua, una salsa de tomate con un fruto poco menos que combustible, el locoto.

    Los anfitriones sirvieron además una serie de pasabocas muy típicos en la dieta de los indígenas andinos de Bolivia.

    La mayor parte de los bocaditos se cocinaron en base de quinua, el grano andino riquísimo en sabor y más aún en proteínas, cero grasa, que los campesinos indígenas de los Andes han aprendido a exportar a Asia, Estados Unidos y Europa.

    El ají de fideo fue servido en una cerámica cocida en hornos de barro, cerca de Tiawanacu, al estilo de los ceramistas de hace 4.000 años.

    Un artesano entrevistado por la Red Uno, cuya plantilla de periodistas integra la desposada Claudia Fernández y que transmitió en vivo e ininterrumpidamente el acto por lapso de 3 horas, dijo haber soplado vidrio y esmerilado juegos de vajilla para la ocasión.

    De tal forma que en la Plaza de Tiawanacu, sede de la fiesta tras la matrimonial ceremonia andina, las aguas, entre otras de 'mocochinchi', un hervido de durazno seco, que el canciller indígena de Bolivia, David Choquehuanca, propone para substituir a la consumida gaseosa estadounidense Coca Cola, se sirvieron en una cristalería muy criolla.

    Flores aromáticas, semillas en ollas de barro, snacks de quinua y coca acompañaron la fiesta nupcial.

    Los novios invitaron a degustar diferentes aperitivos típicos de la región occidental de Bolivia: Kispiña (galleta hecha de harina de quinua) acompañada del tradicional fresco de k'isa o mocochinchi.

    Entre comida y bebida no alcohólica, al menos en la 'fiesta de la Plaza', como los concurrentes designaban al almuerzo que ofreció García Linera y su flamante esposa, es escuchó el sonar de conjuntos y bandas de música folclórica, entre otras la fastuosa Banda Real Imperial, un referente de los carnavales bolivianos de Oruro.

    Los comunarios que adhirieron la boda del 'Kananchiri', como designan hace lustros al Vicepresidente, prepararon platos acordes a la ocasión como la 'Phiri', un plato en base de queso de leche de oveja y chuño, la papa deshidratada y vuelta a hidratar, típica en la gastronomía ancestral de los andinos sudamericanos.

    El postre fue torta amadrinada por la embajadora de Venezuela, Crisbeylee Gonzales, que se mandó la parte con 50 discos de pastel de harina, chocolate, fruta fresca,  nuez, almedra y pomos muchos de crema de leche.

    Los pasteles con que los miles de invitados coronaron la comida matrimonial también fueron elaborados en base de harina de hoja de coca.

    Los embajadores y representantes de organismos internacionales que acudieron a la invitación de Garcñia Linera y Fernández, preciaron esta pastelería andina.

    Toda esta parafernalia nupcial después del rito de la 'Jackechasiña'.

    Los aymaras no dicen "casarse" sino que propugnan un proceso para "hacerse gente".

    En las afueras de la Plaza de Armas de la ciudad de Tiawanacu, los comunarios celebraron la boca con 'aptapis', fufetes populares comunitarios que tubérculos hervidos, queso, pescado salado y picante./abi

Noticias Recientes de Destacadas

Debido a que nuestra sección comentarios es de libre expresión y sin restricciones y por las implicaciones que conlleva el artículo 16 de la Ley contra el racismo nos vemos obligados eliminar este canal de opinión de nuestros lectores

Artículo 16.(Medios masivos de comunicación)
El medio de comunicación que autorizare y publicare ideas racistas y discriminatorias será pasible de sanciones económicas y de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación".

DATOS

Opinión

Rodolfo Mier LuzioPerú insiste en robar

Humberto Vacaflor GanamUna buena explicación

Mensaje de fe

Carlos ReySu príncipe azul: un camaleón

Hermano PabloEl ojo que nunca duerme

OraciónOración para recibir a Cristo









¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados





Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0