PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 19 de marzo 2019 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísVenezuelaMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Marcelo Ostria Trigo

Empecinamiento a costa del pueblo


2019-02-13 - 09:42:26
Uno de los más dramáticos y devastadores efectos de la política populista en Venezuela es el agudo desabastecimiento de alimentos y medicinas en Venezuela. Este es uno de los resultados de la crisis generalizada que sufre ese país por causa de la ineficiencia, la corrupción y la insensibilidad de un gobierno que pretende imponer una dictadura permanente y enfrentarse a medio mundo.

Es sabido que la industria petrolera venezolana está colapsando por las políticas del chavismo. Esto es muy grave en un país cuya economía depende casi exclusivamente de la exportación de hidrocarburos. No se hizo caso en el pasado de la advertencia de Uslar Pietri de “sembrar el petróleo”, es decir usar esa riqueza para el desarrollo integral. El resultado ahora: hambre y, por ello, creciente oposición a un régimen -el de Nicolás Maduro- que está empecinado en continuar en el poder, pese a su evidente fracaso.

Antes de la crisis política que derivó en la proclamación de un presidente encargado –el presidente de la Asamblea Nacional–, hubo iniciativas para aliviar al pueblo venezolano con ayuda humanitaria externa consistente en alimentos y medicinas. El gobierno de Maduro la rechazó constantemente, con la idea de que recibirla sería una prueba de su fracaso. Pero la negación no hace desaparecer la realidad. Ciertamente este es el resultado perverso del Socialismo del Siglo XXI.

Es evidente que la crisis alimentaria ha agudizado la crisis política y viceversa. Los venezolanos han llegado ya a un punto crítico en la persistencia del hambre y las enfermedades y la comunidad internacional resolvió aportar bienes de primera necesidad como ayuda humanitaria, destinados a los sectores de extrema necesidad de la población venezolana. Esto, en verdad, es más dramático que la pugna política. Pero… “En una teleconferencia entre el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, altos funcionarios de ese despacho y embajadores en Europa el 4 de febrero pasado, éste dictó una serie de medidas con las que el régimen pretende seguir adelante, entre ellas, el rechazo rotundo a la ayuda humanitaria…” (Diario Las Américas, 08.02.2019).

Sin embargo, no se cuenta con lo que el pueblo no espera. Ya se advierte la determinación popular de hacer posible el ingreso de la ayuda que ahora se acumula en las fronteras venezolanas. No admitir que el hambre se agudiza, y que cientos de miles de venezolanos se han ido en busca de otras condiciones de vida en otros países y que la fuerza lo puede todo, es una de las graves insensateces de las dictaduras, en este caso, del populismo chavista, que está en retirada.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2019
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0