PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 16 de diciembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportes
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

Post La Haya y post Evo


2018-10-05 - 19:02:21
Dos fallos inapelables vinieron a cambiar la historia del país: el referéndum del 21 de febrero de 2016 y el fallo de La Haya el 1 de octubre 2018.

El referéndum obliga a los bolivianos a cambiar de presidente. No será muy difícil, porque el que reemplace al actual sólo tendrá que estar apegado a las leyes para superarlo. Con que sepa leer y escribir será más que suficiente.

Y han comenzado a surgir las opciones, como los nombres de dos expresidentes que son propuestos por partidos autorizados. Y también surgen opciones de dos o tres candidatos que no fueron presidentes pero que quisieran serlo.

Sabrá el presidente que sea elegido cómo hace para gobernar este país que ha sido demolido en sus instituciones desde 2006. ¿Cómo salir de este berenjenal? ¿Cómo evitar que el próximo gobierno tenga los mismos problemas que tiene ahora Mauricio Macri en Argentina?

Son problemas que se deben encarar a partir de 2020. La economía tendrá que vérselas con una realidad que no puede contar con el “blindaje” del narcotráfico, lo que la obligará a un ayuno parecido al que Diego Maradona encara varias veces al año. Pero hay que intentarlo porque la otra opción es convertir a Bolivia en otro Afganistán o, peor todavía, en otra Somalia, donde el Estado ha muerto.

El otro fallo inapelable, el de La Haya, es más difícil de digerir. Nos obliga a olvidarnos del mar, por lo menos del Pacífico, para siempre. Nunca más, debido a este fallo, podrá Bolivia ni siquiera mencionar la demanda marítima. El error de llevar el caso a La Haya con argumentos equivocados fue fatal. Nos ha alejado del Pacífico para siempre.

Salvo que desparezcan las Naciones Unidas y su Corte Internacional de Justicia. O un cataclismo.

Habrá que pagar todas las facturas en silencio. A los abogados externos y también a los externos. Palabra empeñada.

Lo que consuela un poco es que, al fin y al cabo, el Pacífico tiene playas horribles. Quizá haya que repetir aquella frase de la fábula de la zorra y las uvas. Podría servir.

Pero hay que dejar de lloriquear. Nos ganaron la guerra y nos pagaron por ese territorio. Nuestros parlamentarios votaron para aprobar el Tratado de 1904. Los cruceños se abstuvieron y votaron en contra, pero la mayoría fue suficiente. La propuesta del Atlántico sigue en pie.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0