PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 21 de agosto 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

El silencio de Acron


2018-07-15 - 20:02:22
Carlos Gll Ramírez, quien de pronto y de manera inexplicable, decidió revelar las enormes dimensiones de sus intereses empresariales en Bolivia, dijo en Asunción, donde se dio el destape, que la empresa rusa Acron estaba interesada en comprar la urea de Bulo Bulo.

Quizá porque sus tareas son muy intensas, el empresario no estaba enterado de que, para comenzar, la planta de Bulo Bulo ya va a ser un año que está parada, pues sólo trabajó enero y febrero habiendo sido inaugurada en septiembre del año pasado.

Tampoco sabía que, al volver de Moscú, adonde fue por la inauguración del mundial de fútbol, el presidente Evo Morales había cometido un grave desliz: se había comprometido a vender gas natural a la empresa Acron para una planta productora de urea que se instala en Brasil. ¡Una planta en Brasil para competir con la urea boliviana!

Y por supuesto no estaba enterado el señor Gill que, ante esa metida de pata del señor presidente, el gobierno anunció que la planta de Acron en Brasil sería una “joint venture” con YPFB.

La idea, al parecer, era cometer una metida de pata mayor a la del señor presidente para que las críticas cayesen sobre la empresa estatal y no sobre el mandatario, quien quiere ser candidato a pesar de haber recibido la tarjeta roja de un referéndum.

La figura quedaba así: ¡YPFB, en sociedad con Acron, va a producir urea en Brasil para competir con la urea que YPFB produce en Bulo Bulo!

Quedó en nada el anuncio hecho varias veces por YPFB de que tiene firmado un contrato para vender 335.000 toneladas de urea a Brasil. Para comenzar, la planta está parada a pesar de que con la plata de los bolivianos el gobierno haya pagado hasta ahora US$ 953 millones por ella.

A propósito de esa exportación, el señor Gill reveló en Asunción que la Ferroviaria Oriental, de su propiedad, no aceptó rebajar en 24% la tarifa de transporte de la urea desde Montero hasta Puerto Suárez, como se lo había pedido YPFB con el argumento de que, sin esa rebaja, la exportación sería antieconómica.

A todo esto, la Acron no ha abierto la boca. Es probable que sus ejecutivos hayan recibido con sorpresa el anuncio de la “joint venture”. O que, en vista del caos del gobierno boliviano, tenga ahora oro proveedor de gas.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0