PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 18 de octubre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer

           
Humberto Vacaflor Ganam

El invierno del gas


2018-06-08 - 21:55:15
Llega el invierno y todos sufrimos, inclusive el gas natural boliviano, que debería dar calor a tres países.

Según las estadísticas difundidas por los expertos (YPFB no informa de nada), la demanda es de 64 millones m3/d pero la producción es de solamente 57 millones m3/d.

Alguien tiene que absorber el déficit de 7 millones m3/d, y quien decide es YPFB. ¿Qué hacer?

Dice la CPE que la prioridad es atender el mercado interno. Pero la CPE es algo flexible. Se la viola para efectos electorales y se la podría violar con facilidad para disponer del gas.

El problema es que ha llegado el invierno y la demanda es la máxima, tanto de los países compradores como del interior del país.
¿A quién se le niega el gas que necesita?

El cálculo es fácil. Si Bolivia no envía el gas necesario a Argentina debe pagar lo que en inglés se llama “deliver or pay”, es decir el precio del gas no enviado, más una multa de 15% de ese valor.

Si Bolivia no envía el gas solicitado por Brasil debe pagar el “deliver or pay” pero nada más, ninguna multa. Las cifras mandan que es mejor incumplir el contrato con Brasil que incumplirlo con Argentina.

Aquí no manda la geopolítica, sino la aritmética. Aquí gana Argentina, que se aseguró de aplicar la multa, una jugada que en este momento le permitiría comprar gas natural licuado con el dinero que le pague Bolivia por el “deliver or pay” más la multa.

Si estuviéramos en el verano, los volúmenes serían diferentes, porque Argentina pidiera 14 millones m3/d y Brasil 16 millones m3/d, con la demanda interna, de 14 millones m3/d, sólo daría 44 millones.

Pero es invierno y Argentina pide 23 millones y Brasil 31 millones, es decir 54 millones, con lo que la demanda interna, de 14 millones, queda en situación difícil, en calidad de colchón.

Por eso es que el gobierno dispuso suspender el programa de instalación de gas domiciliario, que había sido su caballitos de batalla, el motivo de su propaganda: “el gas para los bolivianos”.
Ahora, el problema es buscar la forma para ocultar esta situación. El silencio de los medios ya no funciona. Muchos se han rebelado, a excepción de los propios, de los que tienen marca de fuego en el lomo. Pero lo peor es que la gente ya no cree.

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0