PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 24 de junio 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
José Percy Paredes Coimbra

Toribio Ticona, el Cardenal de los pobres


2018-06-05 - 14:51:14
Fue con mucha alegría que Bolivia recibió la noticia del nombramiento del obispo Toribio Ticona como Cardenal. El Papa Francisco no pudo elegir mejor entre sus obispos, mismo porque Bolivia se había quedado sin el Cardenal Julio Terrazas a fines del año 2015. Monseñor Toribio viene a ser el segundo Cardenal nacido en Bolivia, luego del monseñor Julio Terrazas, nacido en Vallegrande.

El monseñor Toribio Ticona, obispo emérito de la prelatura de Corocoro – Potosí,una persona sencilla, humilde, con una profunda vocación de servicio, nació en Potosí y viene de una familia humilde;en su infancia y juventud fue canillita (vendedor de periódicos), lustra botas y minero.

Este humilde sacerdote tiene una historia de lucha, de liderazgo y de servicio al prójimo que inspira.

Nacido en Potosí, el 25 de abril de 1937, se ordenó sacerdote el 29 de enero de 1967 y será posesionado por el Papa Francisco como Cardenal, junto a otros 13 obispos, el 29 de junio del presente año, coincidiendo con la festividad de San Pedro y San Pablo.

Fue sacerdote misionero en los centros mineros y en el campo, luego nombrado obispo de Timici y obispo auxiliar de la ciudad de Potosí. Esta es su carrera sacerdotal, sin embargo, y siguiendo el ejemplo de Jesús, el Cristo, unió a sus tareas eclesiales la defensa de los más pobres, de los oprimidos, y fue alcalde por 14 años.

“En la mina Chacarilla he sido 14 años de alcalde municipal, los domingos celebraba la misa para toda la comunidad. Utilizaba el método ver – juzgar – actuar. Todos me entendían de esa manera. Me alegro de haberlo hecho. (...) he recibido muchos dones de este Dios de la vida. Mi madre ha sido padre y madre trabajando en las minas de Potosí, después los padres belgas, después me he ordenado de diácono, sacerdote y obispo. Ahora animo el CENAFI (Centro Nacional de Formación Integral), lo que en el año 1968 no se podía hablar del concepto “integral”. En mi vida he seguido lo que me dice mi conciencia” expresaba monseñor Ticona en una misa, en el año 2016.

Él decidió asumir la tarea de Alcalde porque en su poblado, la mina Chacarilla, una empresa minera japonesa estaba cometiendo muchos atropellos contra los trabajadores y pobladores locales. Le puso un freno a la avanzada de la empresa minera japonesa y además, logró que ésta realice obras en la población como una forma de compensación, logró un trato digno y salarios acordes con el riesgo del trabajo.

Esto hizo que la población confiara en él y lo eligiera una y otra vez alcalde. Fue austero, no tenía muchos colaboradores y no cobraba el sueldo de alcalde. Es decir, era consecuente con sus sermones, con su ideología, con su compromiso con los más pobres, que presumo yo, debería ser el compromiso de las y los religiosos que dicen seguir a Jesús, el Cristo.

Su desprendimiento y a la vez su compromiso con el pueblo, pudo llevar a que lo suspendieran o expulsaran por hacer política, en el entendido de que fue alcalde por 14 años, pero la Iglesia católica supo valorar las razones por las cuales incursionó en la política y, con su nombramiento como Cardenal, ratifica su aprobación al acto político de buscar mejores días para la población, de ser un digno dirigente y representante de los mineros locales y de las organizaciones del lugar.

Así monseñor Ticona vivía lo que pregonaba, era fiel a su compromiso con Jesus, el Cristo, no abandonando sus ovejas a su suerte (aliándose a los poderosos en desmedro de los menos favorecidos). Monseñor Ticona fue íntegro en su etapa de Alcalde, valiente en su etapa de dirigente y sindicalista, auténtico en su vida de sacerdote.

Ahora le toca asumir un nuevo reto que sin duda llevará adelante, esperemos, con el mismo amor y compromiso con el que llevó las otras facetas que le tocó vivir. Sin duda nuestro Cardenal continuará su labor junto a los más pobres y desposeídos, llevando el evangelio no solo en palabras sino en hechos, a diferencia de varios sacerdotes, obispos o no, que son aliados de los poderosos y no les importa engañar ni que engañen al pueblo con tal de mantener sus privilégios y su vida holgada, esos que en pleno siglo XXI siguen “vendiendo indulgencias” a quienes el mismo Jesús llamaría de sepulcros blanqueados y raza de víboras.

Felicidades Bolivia por el nuevo Cardenal y felicidades Monseñor Toribio Ticona, siga adelante con su mensaje y vida evangelizadora y ejemplar, no cambie, no escuche a los obispos y sacerdotes que están con los poderosos.

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0