PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 20 de septiembre 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEspectáculosEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCuriosidades
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Jorge V. Ordenes L.

Cuando la lujuria despedaza la literatura


2018-05-23 - 12:09:40
Tásito en Anales (100 a.C.) dice que la lujuria es la más flagrante de las pasiones… lo que se comprueba con lo acontecido con el Premio Nóbel de Literatura 2018, víctima de la desenfrenada lujuria y descaro de los encargados de administrarlo y respetarlo. La Academia Sueca que por 232 años ha tenido un jurado de escritores y eruditos que desde 1901 ha conferido el Premio Nóbel de Literatura, anunció en abril que se veía en la necesidad extraordinaria de postergar la entrega del premio de este año hasta 2019 cuando elegiría a dos ganadores. Se trata de una irregularidad que no se había visto desde 1949 cuando se postergó hasta 1950 la entrega del premio al novelista estadounidense William Faulkner.

El premio de Literatura, el más emblemático de todos los premios Nóbel desde que en 1901 se dio al francés Sully Prudhome, ha sido despedazado en 2018 principalmente por dos escandalosos sujetos de la Academia Sueca: Horace Engdahl y Jean-Claude Arnault. Aquel, de 69 años, añejo Secretario Permanente de la Academia, hijo de militar, autor, que en uno de sus libros escribió: “la penetración es siempre una derrota de la mujer y una victoria del hombre,” “las mujeres son musas lo hombres genios.” Bajo la dirección de Engdahl, según Spiegel, la Academia devino en un instrumento de poder para el Secretario, una especie de sociedad secreta de 18 miembros con privilegios como apartamentos subsidiados, distinciones y discreción “a la carta”. No solo daba el premio Nóbel de literatura cada año, sino que también millones de dólares en premios y concesiones a lo camarilla aristocrática en un país que se ufana de ser igualitario aunque salpicado de anacronismos como la Academia sueca y sus posibles vínculos con la monarquía.

Jean-Claude Arnault, francés, de 71 años, casado con la poetiza y miembro de la Academia, Katarina Frostenson, fotógrafo y versado manipulador vinculado con la Academia desde hace treinta años que, de acuerdo a Spiegel, socializaba a veces discurseando y cantado en sueco y ruso en fiestas que duraban hasta horas del amanecer. La pareja es dueña de The Forum, un centro cultural de Estocolmo beneficiario de fondos de la Academia. En noviembre el periódico sueco DagensNyheter publicó que Arnault había asediado, metido mano, y asaltado a por lo menos 18 mujeres en los últimos años. Éstas lo develaron. Utilizaba sus dotes artísticas y vínculos académicos para presionar a mujeres jóvenes a que tengan relaciones sexuales con él incluso en las dependencia de la Academia de Estocolmo y de París. Jonas Ekstromer en el NYT,incluso nombra a la artista Anna Karin Bylund que en 1996 se quejó a la Academia de que Arnault la había abusado sexualmente. No le hicieron caso. La novelista Gabriella Hakansson también se quejó de que Arnault la había abusado sexualmente en 2007. Incluso la semana en que se anunciaba la cancelación del Premio de Literatura 2018, Arnault era acusado de meter mano a la ¡princesa Victoria! heredera al trono de Suecia. La policía investiga mientras el agresor, a través de su abogado, niega culpabilidad.

El conocido editor y publicista, Mats Svegfors, jubilado, hizo saber que el escándalo amenazaba con desprestigiar a Suecia entera. El rey de Suecia, Carl XVI Gustaf, patrocinador de la Academia, anunció que había cambiado las reglas… que ahora permiten renuncias, y que retiran a miembros inactivos por dos años. Seguramente se hará más en Suecia democrática

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0