PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 24 de mayo 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
José Percy Paredes Coimbra

¿Filtraciones? Conexiones y mucho más


2018-04-27 - 10:57:02
En el anterior artículo mencionaba la “amnesia selectiva” que vivimos al recordar el caso de las “filtraciones” realizadas por Edward Snowden y me preguntaba porqué nos preocupó más saber a qué países viajaba Snowden y dónde finalmente sería aceptado, que saber porqué les importaba a los servicios secretos la información que tenemos en nuestros ordenadores, celulares y demás. Al parecer, la información que este ex espía aportaba, siendo procedente de documentos confidenciales, no desclasificados, se hizo pública pero no tuvo el tiempo suficiente para ser vista una y otra vez en las redes, en el ciber espacio; no tuvo tiempo de generar opinión.

Esto porque ni bien salían, el medio por el cual se hacían públicas, ya sea periódico, radio o revista, eran inmediatamente amenazados con demandas y otras acciones jurídicas de peso, que hacían que dicho medio no de seguimiento a la denuncia; por su parte, los otros medios no hacían eco de la noticia justamente por las implicancias jurídicas.
Es interesante captar la enorme hipocresía del sistema jurídico de países que se autonombran abanderados de la democracia, de las libertades personales, de la libertad de expresión! Considerando que:

a) Lo primero, para poder expresar una opinión, es tener información fidedigna, irrestricta, precisa sobre el tema que se quiere opinar.

b) Todo ser humano tiene derecho a la PRIVACIDAD.

c) La base de la democracia es el respeto a los demás, a las diferencias y a los derechos de las personas.

Pues bien, los medios que publicaron las “filtraciones” de Snowden se colocaron en situación jurídica delicada porque podrían ser demandados por el Gobierno de su país y/o por sus agencias de inteligencia, por publicar información clasificada sin su consentimiento, sin embargo, en las denuncias queda claro que millones de personas tuvieron su privacidad violada por el mismo Gobierno que amenazaba a los medios por haber publicado sus “secretos”. Esto es, por lo menos, contradictorio.

Siguiendo con las “filtraciones” que inexplicablemente cayeron en el olvido, debo mencionar a Wikileaks y su fundador Julian Assange, activista australiano, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde el año 2012.

Otro caso emblemático que nos demuestra que la realidad supera la ficción y que las teorias de conspiración son solo la punta del iceberg de realidades mucho más complejas y funestas.

En Julio del 2010, Wikileaks filtró más de 90 mil documentos militares sobre la guerra de Afganistan, donde demuestran el maltrato ejercido por el ejército norteamericano a la población civil y, las torturas aplicadas por sus militares a los combatientes afganos presos. Ese mismo año Assange es detenido en Londres por una orden europea emitida en Suecia por un supuesto caso de violación que seguían contra Assange en ese país y que hoy ya fue desestimado por la justicia sueca.

Australia defendió a Assange y culpó a Estados Unidos por utilizar una “jugada” jurídica para detener y pedir la extradición de Julian Assange. El año 2012 sale en libertad bajo fianza y busca asilo político en la embajada de Ecuador, donde está hasta el día de hoy.

En el año 2011, Wikileaks filtró 251.287 documentos en los que el gobierno de Estados Unidos daba instrucciones a sus diplomáticos para que espiasen a políticos extranjeros y altos funcionarios de la ONU.
Entre la información filtrada por Wikileaks, destaca el “Programa Año Cero”, con 8.761 documentos y archivos de la CIA que incluyeron armas informáticas para poder hackear teléfonos y dispositivos como: iPhone de Apple, Android de Google, Windows de Microsoft o los televisores Samsung con conexión a internet que se convertían en micrófonos encubiertos a través de los cuales espiaron a sus usuarios. Estas técnicas permiten que la CIA esquive el encriptado de plataformas como: Whatsapp, Telegram, Signal y otras.

Es decir que Estados Unidos y su servicio secreto, están detrás del robo de información personal, confidencial de civiles y políticos, de su país y extranjeros desde mucho antes que surgieran las denuncias de Snowden y de que se descubriera que en el año 2013, una organización de marketing político utilizó información confidencial de más de 50 millones de usuarios de Facebook para favorecer a Donald Trump en su campaña política por la presidencia de Estados Unidos.

A estas alturas, no es difícil sumar dos más dos y darse cuenta que estas agencias y sus gobiernos, hacen mucho más que sólo espiar y recolectar información; obviamente la usan para alcanzar sus fines, como afirman los ejecutivos de Cambridge Analytica, su intervención en la campaña de Trump fue exitosa, así como su intervención en Argentina y Brasil, donde a pesar de que no lo hayan dicho claramente, podemos inferir que lograron interferir en la política de estos hermanos países.

En verdad creo que existe un plan de desestabilización de los gobiernos de la región, plan que está basado en la manipulación informática, en el manejo amañado de la información y en la injerencia de bajo perfil, que utiliza a agentes internos de cada país para sus movimientos más agresivos.

Así vemos como Venezuela está inmersa en constante acoso y agresión por parte de medios de comunicación afines a la oposición (léase Estados Unidos), vemos cómo cierto grupo del empresariado Nicaraguense intentó desestabilizar el gobierno de Daniel Ortega, utilizando la misma sórdida estrategia, muy probablemente haciendo perfiles psicológicos de su gente para lograr que sus manifestaciones sean vistas como si fueran del pueblo y otros tantos ejemplos que abundan en nuestros países sobre la injerencia del imperio del norte.

Más publicaciones de José Percy Paredes Coimbra

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0