PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Jueves 19 de julio 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

A inventar excusas


2018-04-06 - 13:33:56
Llega el invierno y los países vecinos que compran gas se ponen a hablar de mayores volúmenes, todavía dentro de los márgenes fijados en los contratos, porque saben que aquí las cosas están muy mal, para ponerse a llorar.

Dice Hugo del Granado que la producción de gas de este momento es de 54,4 millones m3/d, lo que merece una felicitación, para él, porque pudo penetrar los herméticos sistemas de ocultamiento de datos que aplica la empresa por aquello del proceso de cambio: antes las cifras eran conocidas y ahora ya no.

Pero esa cifra nos pone en aprietos. Si debemos enviar a Brasil 30 millones y a Argentina 21 millones, para Bolivia quedarían 3,4 millones, es decir 10 millones menos del actual consumo.

Ahora, ocurre que la Constitución Política del Estados, que por lo menos en estas cosas habría que obedecer, ya que no se lo hace en tema reelectorales, dispone que la primera prioridad es atender la demanda interna.

Luego vienen las otras prioridades. Brasil está en primer lugar, no por aquello del tamaño de su territorio, sino porque firmó antes que Argentina. Pero mejor no entrar en detalles, porque Argentina podría recordar que es el primer país comprador de hidrocarburos de Bolivia, desde 1924, cuando la Standard le enviaba crudo boliviano sin pagar impuestos ni aranceles, en una operación llena de ramificaciones, incluso bélicas, sino porque el contrato de venta de gas fue firmado en los años 60 por René Barrientos.

José Luis Sureda, el experto argentino que pronostica el fin de las actuales reservas de gas boliviano para dentro de tres o cuatro años, está advirtiendo en su país que para Bolivia la prioridad contractual es venderle a Brasil.

De todos modos, a pesar de todas estas cosas, el ministro Luis Alberto Sánchez anuncia que se reunirá con su colega argentino Juan José Aranguren para acordar un incremento del volumen de gas para los meses de invierno.

¿Tan hermético será el sistema de información en YPFB que ni siquiera el ministro Sánchez sabe que la producción está en niveles de angustia, de ponerse a llorar?

Los argentinos están tranquilos por aquello del “deliver or pay” y de la multa de 15%. Con esa plata podrán comprar GNL e incluso dar propina.

¿O hay algún secreto que guarda el hermetismo?

Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0