PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 21 de abril 2018 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaPaísMundoDeportesCiencia y TecnologíaEspectáculosViral
CuriosidadesEspectáculosArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Jorge V. Ordenes L.

El trance de refugiados en Lesbos, entre Asia y Europa


2018-04-05 - 22:29:24
Contra los denodados esfuerzos de organizaciones defensoras de los derechos humanos que citaban leyes específicas de legislación humanitaria internacional, los 28 miembros de la Unión Europea (UE) y Turquía llegaron a un acuerdo en marzo de 2016 para restringir e incluso evitar el paso por el mar Egeo de refugiados mayormente asiáticos que buscaban y todavía buscan llegar a las costas occidentales de Turquía para poder cruzar por mar a Grecia que es miembro de la UE. Una vez en Grecia, hasta 2016 estaban libres de proceder a cualquier lugar de la UE. Pero esto se acabó y desde entonces miles se encuentran literalmente atrapados en la isla griega de Lesbos del mar Egeo septentrional… que está mucho más cerca de Turquía que de Grecia; tiene 1632 kilómetros cuadrados y algo más de 86.00 habitantes. Mitilene en la ciudad más poblada, con 30.000 habitantes. Lesbos fue la tierra de la antigua poetisa Safo (550 a 580-610 a.C.) cuyos poemas describen amor por compañeras lo que dio origen al término lesbianismo. Hoy los gentilicios son lesbio y lesbia, y es precisamente estos griegos de Lesbos que están en una situación álgida, poco envidiable, por los miles de refugiados asiáticos que ansían desesperadamente ingresar a la UE por Grecia que hoy solo procesa unos cuantos y da visa a puñados lo que induce a la llegada de más refugiados. Lo increíble y desesperante es que siguen llegando por cientos y no puñados.

La precaria situación humana del Medio Oriente y buena parte de Asia hace que incluso hoy miles de refugiados transiten Turquía hacia el oeste con la esperanza de cruzar a Europa por Lesbos que de un tiempo a esta parte tiene la ingrata, e incluso cruel, tarea de decir no a la mayoría de solicitantes que por ahora están en un limbo cada vez más incierto y hasta cruel porque se desviven en contenedores de metal en condiciones higiénicas y alimenticias lamentables, con servicios de electricidad y otros racionados, como el campo de Moria donde hoy sobreviven apiñados 5.000 cuando fue diseñado para solo 3.500, sin muchas posibilidades o ninguna de continuar a Grecia continental ni menos regresar a Turquía porque no quieren, y porque Ankara tampoco los quiere; nadie los quiere lo que resulta implacable y único en un mundo donde los refugiados se ven por miles en todos los continentes incluyendo Centroamérica. Pero en Lesbos miles están prácticamente concentrados sin escapatoria. Ya lo dijo el Papa Francisco: “Lesbos es un campo de concentración.”

En tanto el mundo hace mayormente la vista gorda cuando todos los países con menos o sin conflictos mayores en comparación, incluyendo los países latinoamericanos, debería mostrar clemencia y ofrecer asilo a los desdichados de Lesbos y otras islas del mar Mediterráneo como Lampedusa, entre otras, donde el doloroso flujo de seres humanos, esta vez de África, prueba una vez más la mezquina indiferencia de países con sociedades que mayormente se autodenominan cristianas. Los promontorios anaranjados de los colorinches salvavidas desechados en las playas de islas y otras muestran elocuentemente los males que aquejan a miles de humanos desesperados que solo buscan la sobrevivencia que en todas partes y en cualquier momento de la historia humana ha sido condición sine qua non para la pervivencia… siendo la convivencia una especie de quimera cada vez más escasa es un mundo de populistas de toda laya y, desafortunadamente, con poder.

Más publicaciones de Jorge V. Ordenes L.

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2018
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0