PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Miércoles 26 de noviembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Ovidio Roca

Apuntes para una cruzada de liberación del totalitarismo (1)


2012-09-05 - 22:03:19

“El totalitario, en primer lugar, transforma las instituciones y normas que rigen el país, buscando fortalecerse y perpetuarse en el poder. Revestido de legalidad, el totalitario cierra los caminos que permiten la alternancia pacífica en el gobierno. No basta con la reforma institucional, sino que necesita controlar la opinión pública a través del monopolio o fiscalización de la información y la educación. De esta manera, el totalitario adoctrina, transmite valores, y a través de la propaganda crea la verdad oficial, lo políticamente correcto.

El Gobierno, su partido y sus aliados se convierten en la voz del país, identificándose con la nación, el Estado o el pueblo, de manera que criticar es mentir, crispar o ser antipatriota”: Hannah Arendt, 1951 (quien conoció el nazismo y el genocidio).

Buscando liberarse de un nuevo tipo de totalitarismo, que usando las urnas está tomado control de la vida y hacienda de los pueblos latinoamericanos (el llamado Socialismo del Siglo XX), surgen tibios y desordenados movimientos de resistencia y propuestas de acción liberadora. 

Se ha escrito y se propone acertadamente, estrategias de no violencia para combatir esta epidemia y  se señala la de Gandhi, que funcionó porque los Ingleses, civilizados y cumplidores de la ley, no violentaron sus propios principios de legalidad e institucionalidad, ni aun para combatir a Gandhi. Pero seguramente, el mismo Gandhi no triunfaría contra el totalitarismo de Castro y Chávez, pues para ellos la institucionalidad y la ley no tienen vigencia, sino cuando les conviene, y el respeto a los derechos políticos de los opositores son vainas. Para estos caudillos, la institucionalidad y la ley funcionan al ritmo de sus apetitos, al de sus tripas. Ergo, cada pueblo en función de sus especificidades debe ajustar y desarrollar su propia estrategia de liberación.

El argumento vivencial y objetivo para oponerse a este proyecto totalitario, es además del irrespeto por el ciudadano y su libertad, la demostrada inviabilidad económica e institucional de la receta castro-chavista, que viene bajo el rotulo de socialismo y que en realidad es el viejo Capitalismo de Estado y Dirigismo económico.

Quieren controlar el mercado, las exportaciones, los precios, el tipo de cambio; pensando que algún burócrata es más inteligente que las millones de personas que con sus innumerables compras diarias y buscando la mejor opción del mercado, lo regulan automáticamente.

Combaten la propiedad privada y quieren estatizarlo todo; lo hacen con las grandes empresas en funcionamiento, y para poner otras, compran maquinarias con sobreprecio y luego no saben como manejarlas, ni a las unas ni a las otras.
Remedando la lucha de clases de Marx, están promoviendo la mortal lucha de etnias, “diseñada” irónicamente  por aquellos que deben identificarse próximamente en el Censo del Estado Plurinacional, como “ninguno”.

Hasta ahora, han destruido la institucionalidad democrática y dado paso al retorno al estado tribal. Un Cacique, un jilakata y miles de pequeños dirigentes sindicales y gremiales, dedicados a conseguir su sustento y sus gustitos, ejerciendo todo tipo de actividades mercantiles y expoliativas, donde se destacan las relativas a la coca, el contrabando y la explotación minera informal.

A diferencia de los típicos estados absolutistas totalitarios, el boliviano tiene que coexistir con esos miles de sindicatos, gremios, ayllus, pueblos, movimientos sociales, todos  autónomos, y que apoyan al Gobierno central en la medida que sea funcional a sus intereses o puedan beneficiase del mismo.

Estos grupos no obedecen ninguna ley, no pagan ningún tributo, no se preocupan en lo mínimo del impacto ambiental, y para su tráfico ilícito ignoran la existencia de aduanas y límites internacionales.
Los ideólogos del “proceso de cambio” en su busca del Socialismo han parido un nuevo paradigma, el “Anarco Corporativismo Cocalero”. 

El problema es que una parte importante de la sociedad, no percibe los peligros de este modelo económico, estatista, inviable y su pésima gestión. Son especialmente aquellos sectores que viven del lavado de dólares y los de la economía informal, cuyos negocios están en bonanza por la abundancia de dinero, producto de los excepcionales precios de las materias primas, (precios que no duraran) y de los abundantes dólares del narcotráfico (que lamentablemente durarán).

Y no entienden que de continuar este camino, indefectiblemente nos llevará a la destrucción de la economía productiva del país, de la moral ciudadana, y caeremos en la narco dependencia; violencia, guerra de Carteles y matanzas inmisericordes.

Contra este paradigma y en la busca de construir un país moderno y con futuro, es un imperativo avanzar en una cruzada por el rescate de los derechos fundamentales del ser humano: libertad individual, libertad económica, derecho a la propiedad, igualdad ante la ley, estado de derecho y confianza en las instituciones, que son la base de la sociedad.

Esta cruzada conlleva una lucha de largo aliento, y que tiene al menos dos tareas inmediatas para realizar: El debilitamiento y derrumbe del régimen totalitario (a lo que también ayuda su propia ineptitud en el manejo de las políticas y gestión publica); y preparar una plataforma de trabajo y una institucionalidad de recambio, para manejar la etapa de crisis económica, social y de seguridad, que sobreviene luego de la caída de los regímenes totalitarios.

Para la enfrentar al totalitarismo y como parte de la primera tarea, esta la necesidad de conocernos y conocer a nuestro adversario, como explica Sun Tzu (Siglo V, A.C).

“Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo y en cien batallas, nunca saldrás derrotado.

Lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo. Lo segundo mejor es romper sus alianzas mediante la diplomacia. En tercer lugar viene atacar a su ejército.

Defiéndete cuando no puedas derrotar al enemigo, y ataca al enemigo cuando puedas vencerle. Uno se defiende cuando su fuerza es inadecuada; ataca cuando es abundante.” Sun Tzu.

Se necesita entender el funcionamiento específico del aparato de la dictadura y de sus aliados, para introducir en su maquinaria una cuña que la paralice. Entender también la actitud del grupo gobernante cuya ansia de poder no se satisface sólo con tenerlo, con disfrutar de las mieles del poder, sino que necesitan que todos lo perciban y que se sometan a él, que le teman por ser poderosos e impunes, que los admiren. Y entendiéndolos, poder enfrentarlos.

Los partidos populistas tributarios del Socialismo del Siglo XXI, toman el poder por elecciones y luego de conquistarlo trabajan para quedarse con él para siempre. Llegan al Gobierno, aprovechando la mala gestión de los gobiernos anteriores y la molestia del pueblo, y ofrecen demagógicamente lo que identifican como estigmas y reivindicaciones más sensibles para los grupos mayoritarios y más manejables de cada país, y trabajan eficazmente sobre esos elementos.

Luego de afianzados en el poder y dueños del aparto del Estado, incumplen todas sus promesas y se concentran en destruir la oposición y consolidar y mantener el poder de manera indefinida.

¿QUE OFRECIERON Y QUE ESTAN HACIENDO EN BOLIVIA?

Gobierno de y para los indígenas, para los pobres y los discriminados. Y al contrario vemos un gobierno supuestamente indígena, discriminando y agrediendo a los pueblos originarios del TIPNIS y combatiendo a los hermanos del CONAMAQ.

Defensa del medio ambiente y la Pachamama. Y contra toda norma y pagando inflados precios, construyen la carretera del TIPNIS, atravesando un Parque Nacional y violentando un Territorio indígena, facilitando así la penetración cocalera y el narcotráfico. Y a lo largo del país crecen las explotaciones mineras ilegales de los aliados del Gobierno, contaminado los acuíferos, los ríos, las sementeras y destruyendo el ecosistema.

Despolitización de la justicia. Y ahí vemos a jueces y fiscales correteando y encarcelando a todo aquel que piense diferente al gobierno, como en las épocas de la inquisición.

Convertir al país en industrial en los próximos cinco años a partir de la industrialización de cuatro materias primas: Hidrocarburos, electricidad, litio, minerales y hierro. Y ya no tenemos gas, Jindal se fue y con ella la industria siderúrgica, los grandes proyectos mineros fracasaron por avasallamientos e inseguridad jurídica.

Modernización y desarrollo de la economía campesina, cooperativa, micro empresarial y empresarial, con soberanía alimentaria y obtención de mercados externos. Y avanza la coca y ahora importamos gran parte de nuestros alimentos.

Consolidar la unidad territorial de los nueve Departamentos. Y hoy como nunca se agudizan los conflictos entre regiones y entre municipios.

Seguridad ciudadana, reforzar el trabajo policial. Y el nivel de inseguridad, atracos y robos y asesinatos, nos lleva al paroxismo.

QUE MANEJAN Y COMO LO USAN PARA SU DISFRUTE.
Tiene control sobre las finanzas del Estado, el crédito y endeudamiento público. Recibe ingentes recursos fruto de los altos precios internacionales de las materias primas y lo usan para inflar el aparato del Estado y la burocracia. Han creado un conjunto de bonos y subsidios, que cuando disminuyan los ingresos no podrán cubrir y gastan ingentes recursos en proyectos fallidos, mal diseñados y con precios inflados.

Tienen control discrecional sobre el aparato coercitivo, policía y ejército; de la capacidad legislativa para dictar normas contra todo lo que se le oponga y para aquello que su apetito disponga: Tienen también bajo su control el poder electoral, el poder judicial con jueces y fiscales sumisos y controlan cada vez más, los medios de comunicación.

El gobierno ha estatizado la propiedad de los recursos naturales,  el sistema económico y los medios de comunicación y transporte.

Procuran eliminar las empresas privadas e impiden la existencia de instituciones fuertes y sólidas y la acumulación de capital económico y social licito.

Dividen y evitan la consolidación de instituciones y organizaciones que los puedan enfrentar. Necesitan tener personas aisladas, y mendicantes, que esperan la dadiva de los gobernantes y que se contentan con un bono o una limosna.

EN QUÉ SE SUSTENTAN PARA JUSTIFICAR PERMANENCIA EN EL GOBIERNO:
Apariencia de legalidad: La comunidad internacional asume, por el mero ejercicio electoral, que es un gobierno legal y mucha gente cree que es un gobierno legítimo y debe obedecerlo.

Apoyo político y logístico externo: El gobierno recibe apoyo de Venezuela, Cuba e Irán, para el control y manejo del aparato de inteligencia y represión.
 
Manejan los factores sicológicos e ideológicos para afirmar su dominación sobre la ciudadanía, como la adscripción étnica, con la que han logrado el apoyo de una parte importante de la población que se identifica con el líder indígena gobernante.

LOS FRUTOS ENVENENADOS DEL GOBIERNO TOTALITARIO
Políticas permisivas, con la informalidad, el contrabando, con el narcotráfico, que ha generado una situación de anomia e instaurado un modelo de Estado anarco-corporativista-cocalero.
Inseguridad. Para el pueblo que no tiene guardaespaldas pagados por el tesoro nacional, e inseguridad agravada para cada dueño de casa, de empresa, de propiedad agrícola.

El narcotráfico y la economía delincuencial crecen como un cáncer que en una primera instancia cohabita con el gobierno, pero en algún momento lo puede eliminar y a la sociedad boliviana, si afecta a sus intenciones de constituir un Narco-Estado.  Esta expansión del narcotráfico que lo corrompe todo, esta llevando la drogadicción y violencia al campo, a las ciudades y a las familias y cada día amanecemos con mas muertos  en las calles.

Desempleo creciente. Sólo una minoría tiene un trabajo decente. La inmensa mayoría vive en la informalidad. Los bonos son un subsidio de desempleo, no un empleo. Disminuye el empleo formal porque se está destruyendo el aparato productivo y la gente capacitada emigra buscando mejores oportunidades.

Corrupción. Las empresas públicas se han convertido en un botín, una fuente de pegas para los amigos del gobierno y funcionan ineficientemente.

Proyectos sin estudios serios de mercado, de factibilidad económica y financiera y menos aun de impacto ambiental. Lo que importa es mostrar que se esta haciendo y competir deslealmente con la empresa privada. De paso ganar comisiones extraordinarias con las compras y contratos.

Calidad de vida desmejorada, por el desastre de los servicios públicos y el deterioro del medio ambiente.

Armamentismo,  compra masiva de armas y aviones que implica dinero que se le sustrae al pueblo desviándolo de un fin útil (educación, salud, etc.).

Judialización; de una forma febril y atropellada se elaboran cientos de leyes y luego se las incumple; solo aplican aquellas fabricadas “ad hoc” para perseguir y castigar a los opositores.

Carecen de suficiente equipo profesional capacitado y con experiencia para implementar y gestionar el Estado y usan la fidelidad política y no la capacidad y el merito como criterio para la elección de los servidores públicos.

Los mitos y símbolos del sistema: indígenas, pobres, madre tierra, se desgastan y pierden validez y credibilidad.
Anteojos ideológicos les hacen perder el conocimiento de la realidad social y por ello desatienden las necesidades de la población.

Se desconoce el rol básico del Estado, que  es fundamentalmente el de promover y cuidar la seguridad, la institucionalidad, vale decir garantizar reglas del juego claras y estables. Sin ellas, las personas no tienen ningún incentivo para trabajar, invertir e innovar.

Cunde la ineficiencia, la burocracia, los excesivos controles y regulaciones que paralizan las empresas y la producción.
La inseguridad jurídica e incumplimiento de los contratos, ha expulsado la inversión privada, nacional e internacional.

Se agudizan las diferencias regionales y étnicas y las clases medias, los intelectuales y los técnicos, se sienten frustrados por el modelo indigenista, excluyente de la cultura mestiza nacional y alejada de la ciencia, la innovación y la tecnología.

Conflictos institucionales internos, las rivalidades entre grupos y pugnas personales, afectan a la gobernabilidad del aparato del Estado. Pugnas internas por posiciones de poder crean inestabilidad. Sectores subalternos del Ejército y de  la Policía que han sido excluidos de las prebendas y bonos, resisten al régimen.

La política exterior se ejerce con un marcado sesgo ideológico y estilo folklórico, y no para ampliar el intercambio comercial y cultural; con lo que se pierde importantes mercados para la producción nacional. Las relaciones con nuestros vecinos son inconstantes y emocionales, con rachas de amor y odio.

Toman decisiones centralizadas, sin considerar la diversidad del país y eso hace incurrir en errores de juicio y de política y cuando tratan de descentralizarlas pierden el control institucional y regional, pues sus esbirros cuando escapan del control del poder central siguen sus propias agendas, hacen sus propios negocios.

BUSCANDO SALIDAS Y RESPUESTAS. EL “QUE HACER” DE LENIN.
Todo gobierno, aun los totalitarios, dependen necesariamente de la población, de su cooperación, obediencia y sumisión y del efectivo apoyo de las instituciones de la sociedad, y mientras más rápido la pierda, el pueblo  puede reconducir el camino hacia su libertad.

Para avanzar, es preciso lograr la unión y compromiso de la población y organizar un frente unido en defensa de la democracia, que permita reconstruir el país y liberarnos del inminente desastre económico, institucional y moral al que nos conduce el régimen totalitario.

Como plataforma de unidad, se necesita una propuesta clara, concertada entre los miembros democráticos de la oposición y un de liderazgo unitario que cuente con efectivo apoyo popular.

El gobierno tiene controladas las instituciones represivas, Ejército y Policía y paralelamente crea mecanismos paramilitares y parapoliciales. Sera difícil, si no imposible, enfrentar a la dictadura si la policía y las fuerzas armadas se mantienen plenamente leales y sumisas al régimen, por lo que es urgente conseguir apoyo de los miembros profesionales de ambas fuerzas para el retorno a un régimen democrático y de respeto a la institucionalidad.

Los gobiernos totalitarios tienen ventajas abrumadoras en una confrontación directa, por lo que la estrategia de no violencia, necesita mucha disciplina para evitar la confrontación armada, a pesar de las provocaciones y brutalidades del régimen. Los dirigentes tienen que estar siempre alerta ante la presencia de agentes provocadores cuya misión es incitar a los manifestantes a la violencia.

Es imperativo contar con el Plan de acción global y estrategia de acción, y especialmente un Estado Mayor, responsable de coordinar la estrategia global y las tácticas locales, además de un sistema de comunicaciones, prensa y vocería, que oriente la información hacia la sociedad nacional e internacional.

La  publicidad de los objetivos y metas del movimiento democrático posibilitan que la población entienda la propuesta de país democrático que hay que alcanzar y además facilita que muchos afectos al régimen cambien de opinión, al ver que existen mejores alternativas que las actuales.

Las modernas comunicaciones vía internet, las redes sociales y la radio, son el mecanismo actual y más efectivo para coordinar y publicitar las acciones de oposición.

Usando las redes sociales se hace necesario también buscar la colaboración y coordinación internacional contra gobiernos totalitarios y vinculados al narcotráfico, que se convierten en una fuente de violencia y drogadicción para la sociedad mundial.

Es necesario destacar y poner en evidencia la verdadera cara de los dictadores, su ignorancia, su ineptitud, el uso atrabiliario del poder para su beneficio personal, su arrogancia, su corrupción, su demagogia, su megalomanía, su cinismo, sus mentiras y engaños. Y no olvidar que la palabra hiere, pero la burla, la chacota, el sarcasmo mata y especialmente a personalidades sociópatas

Hay que prever desde el principio un plan de emergencia para atender el desorden social, económico y de gobernabilidad que surge luego que cae todo régimen de fuerza, con el fin de evitar la desilusión y el descontento que surge al ver que no todo se soluciona mágicamente, aclarando que esto es un proceso de reconstrucción, luego de que el cuerpo social ha sufrido una infección virulenta de anomia y populismo.

El Estado Mayor del frente unitario, bajo una plataforma de principios y acción, proyecta una sola visión de futuro,y une y coordina a la multiplicidad de grupos e instituciones civiles que existen y las que se puedan recuperar de manos del gobierno: La familia, partidos políticos, comités cívicos, pueblos indígenas, organizaciones religiosas, cooperativas, instituciones económicas, o­nGs democráticas, sindicatos, colegios profesionales, federaciones y asociaciones estudiantiles, movimientos sociales, asociaciones gremiales, organizaciones de derechos humanos, asociaciones culturales, fraternidades organizaciones ecologistas, grupos musicales, sociedades literarias, clubes deportivos y otras varias.

Estas entidades son las bases sociales y organizacionales mediante las cuales la gente ejerce su influencia en la sociedad y tiene capacidad de resistir a los grupos del gobierno, pero necesitan coordinación y direccionalidad para ser efectivas.
Los individuos aislados que no son miembros de estas organizaciones, por lo general se hallan incapacitados para producir un impacto significativo en la sociedad, mucho menos en el gobierno, y ciertamente no en una dictadura. Por lo tanto, si su autonomía y libertad puede ser suprimida por los dictadores, la población quedará indefensa.

El crecimiento y fortalecimiento de las instituciones autónomas: sociales, económicas, culturales y políticas, amplia el “espacio democrático” de la sociedad y limita el control de la dictadura.
Se construye una sociedad cada vez mas independiente fuera del control totalitario del Gobierno y con el tiempo, la combinación de resistencia y construcción de instituciones conduce a la libertad.

En procura de consolidar el desarrollo,  la democracia y ampliar la autonomía, corresponde en su momento, instaurar  sistemas federales con competencias amplias para los Gobiernos Departamentales y Municipales e indígenas, que permitan decisiones acordes a sus propias visiones y necesidades.
Bibliografía.
(1) Gene Sharp: De la Dictadura a la Democracia. Un Sistema Conceptual para la Liberación.
Información de prensa: Praxis Gubernamental (Varios); Dichos y Hechos (L&M); Del poder so gosteto (Anon.).

Más publicaciones de Ovidio Roca
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0