PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 02 de septiembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipalesMundoVideos especialesDeportesTecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Ovidio Roca

Los sach a runa del TIPNIS


2012-08-04 - 01:10:21

Son algunos caminos vías de integración, de comunicación que permiten el intercambio ágil y económico de productos y el movimiento de las personas. El tipo de vías depende de los flujos económicos, de la fisiografía y los recursos económicos con que se cuenten. En el caso del Beni que es una llanura de inundación, lo lógico es utilizar modalidades complementarias: carreteras, vía fluvial (limpiando los ríos y construyendo puertos flotantes) y la más usual para desplazamientos rápidos, la vía aérea. Alguna vez se deberá estudiarse seriamente el transporte con dirigibles, para cargas pesadas.

Las actuales ventajas comparativas del Beni, para la producción comercial, según nos señala el Dr. Eloy Avila (1), están en la ganadería y el cultivo de arroz. Para movilizar esta producción se tiene actualmente dos vías, la carretera asfaltada a Santa Cruz y de allí al Atlántico, y la carretera, hace tiempo en construcción, hacia La Paz vía San Borja, para vincularse con el Pacifico donde la carne vacuna tiene un buen mercado en Chile y Perú, y donde existen los puertos para la venta de arroz a los mercados del Asia.

Lo que se requiere adicionalmente para ser competitivos en la nueva economía verde que se va extendiendo en el mundo, es trabajar con tecnologías sostenibles para la producción agropecuaria, que cuiden el ecosistema y el régimen acuático.

Y si de verdad el Gobierno (al que parece que le sobra la plata que alguien tendrá que pagar) luego de asfaltar la carretera a La Paz, quisiera vincular el Beni con Cochabamba, podría usar la alternativa que sugirió en reiteradas oportunidades el Alcalde de Trinidad, Moisés Shriqui. Desde Villa Tunari hasta el puerto de Camiaco sobre el rio mamoré y luego a Loreto y Trinidad. 

Son otros caminos, los que sirven para penetrar regiones y dominar sus pueblos. La actual pugna del gobierno por el control territorial del TIPNIS, es una muestra fehaciente del mal uso de las carreteras por el neo imperialismo cocalero.

Desde siempre los pueblos arawak del oriente boliviano, han convivido en ese entorno natural de bosques y ríos. Son los descendientes de esa antigua y grandiosa cultura hidráulica en las llanuras inundadizas de Mojos.

En otro contexto ecológico, pueblos del área andina cuyos antecesores construyeron el Imperio Incaico, por su experiencia cultural vincularon el bosque con lo salvaje, lo “sach’a”. El monte sin coca, “purum coca coca”, debe controlarse, civilizarse con cultivos de coca para uso ritual, el “mallki coca coca”. (2)

En los últimos años y con el recrudecimiento del narcotráfico algunos sindicatos cocaleros del Chapare se proponen expulsar a los “sach’a runa”, los salvajes, de los montes y los ríos para civilizar el TIPNIS sembrando coca y cosechando dólares, con un afán de capitalismo salvaje. Se busca  colonizar el área y vincularse con su base de avanzada (mitimaes) en San Ignacio de Mojos.

Dada esta declarada necesidad de ampliar el territorio y área de cultivo cocalero, el Dirigente máximo, el Presidente de las Seis Federaciones del Trópico no puede defraudar a sus asociados, a sus bases y dejar de entregarles esa área de expansión cocalera y construir la carretera que atraviesa el propio corazón del TIPNIS.

Para romper la resistencia expresada en sus sacrificadas marchas y valientes declaraciones en defensa de su hábitat, se ha buscado permanentemente desprestigiar a los pueblos del TIPNIS y al margen de lo político,  se usan discursos pachamamistas que de forma demagógica difunden el sofisma de la intangibilidad total de la TCO, que no es tal, pues es el hogar donde han vivido siempre estos pueblos originarios. Lo que se exige cuando se titula este Territorio Indígena y Parque Nacional, es que sea manejado sosteniblemente y se proteja y conserve su biodiversidad.

En el Plan de Manejo y Conservación del Parque se establecen aéreas núcleo que no se deben intervenir y que es justamente la que quiere atravesar el Gobierno con la “rodovia do narcotráfico”.

En las aéreas donde viven tradicionalmente los indígenas no solo es posible sino necesario hacer manejo sostenible de recursos forestales maderables y no maderables, de fauna, de servicios ambientales, de ecoturismo.
Pues la gente que vive allí debe tener recursos para mejorar su calidad de vida, para progresar, cuidando y disfrutando de la biodiversidad de esta hermosa región. Nosotros también comemos, “no somos cucos” decía Eusebio Semo, de Puerto San Lorenzo en el Sécure.

Es la coca, pues no se explica de otra manera este empecinamiento y el falso discurso de integración, pues esta carretera no es estratégica para el Beni, como lo es y reiteramos, asfaltar de forma inmediata la postergada carretera Trinidad, San Ignacio de Mojos, San Borja, La Paz y también apoyar a los pueblos indígenas a progresar haciendo uso pacifico de su territorio para bienestar suyo y de la humanidad.

(1) Diario La Misión Trinidad 13/03/2012,  “Existen soluciones mas importantes en el tema vial del Beni, que la carretera Villa Tunari – San Ignacio”. Entrevista a Eloy Ávila Alberdi.
(2)  TIPNIS, ecología y ethos indígena: en ovidioroca.wordpress.com, También: Geopolítica cocalera, La marcha del TIPNIS hace renacer el sentimiento nacional; Vida cotidiana con los Chimanes; Reportando desde el TIPNIS.

Más publicaciones de Ovidio Roca
DATOS

¿El MAS ganará las elecciones nacionales?
SI
NO
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0