PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 25 de noviembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Marcelo Ostria Trigo

Armamentismo en América Latina


2012-07-19 - 23:08:43

El pasado 5 de julio, día nacional de Venezuela, en Caracas hubo un gran desfile militar. Un locutor, al anunciar el paso de las unidades, describía el tipo de armamento e informaba que éste había sido adquirido por el gobierno de Hugo Chávez.

Dos días antes, en la sede de las Naciones Unidas, diplomáticos de 193 países  comenzaban a negociar el texto de un primer tratado mundial vinculante destinado a controlar las ventas de armas en el mundo.

Aunque la principal finalidad de las NN.UU. es la preservación de la paz, desde 1946 le libraron –algunas aún no han acabado–, casi cincuenta guerras intestinas e internacionales que han cobrado millones de muertos. Pese a este dramático cuadro, hasta ahora nada ha frenado el armamentismo.

En América Latina han crecido el comercio y el contrabando de armas, incluyendo las muy sofisticadas  con  que cuentan  inclusive las guerrillas, como las FARC. A esto se añade la acción de otros grupos armados organizados por los cárteles de la droga que libran guerras simultáneas contra gobiernos y contra sus rivales de su infame negocio.

No es un secreto que la compra de armas de guerra –aviones de combate, misiles y artillería, tanques, navíos, etc.– demanda el desembolso de enormes recursos, lo que supone que se sacrifiquen los presupuestos para otros fines, como la educación y la salud. Este es el caso de Venezuela que, pese a los grandes ingresos que obtiene de la exportación de hidrocarburos, hay visibles signos de su deterioro económico, en parte por este tipo de derroche.

Hay otra preocupación: las armas en  poder de ciertos grupos de malhechores están causando, como nunca, dolor y muerte en varios países sudamericanos, en especial en Venezuela.  “Según el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), el 2011 fue el año de más muertes violentas desde que se tiene registro”. Esto contribuye  al incremento del crimen  por “la enorme presencia de armas de fuego en el país: el cálculo más conservador habla de seis millones” (BBC Mundo).

Sin embargo, Venezuela, con relación a la conferencia que se desarrolla bajo el auspicio de Naciones Unidas, acaba de afirmar que “…bajo ninguna circunstancia, debería ningún tratado futuro restringir o limitar los derechos de los países importadores de armas". De otra manera, pero en coincidencia con Caracas, Ecuador afirmó que el tratado que se debate en Nueva York, debe “incluir la responsabilidad compartida entre los países exportadores, importadores y de tránsito”.

El gobierno de Caracas no está solo en el empeño de potenciar sus fuerzas armadas. Brasil ha entrado en carrera, ya que, además de ser el principal exportador de armas de la región, especialmente de aviones Super Tucano de Embraer, ha suscrito un acuerdo con Francia por 14 mil millones de dólares, para su equipamiento militar, incluyendo  la tecnología “para convertirse en una de las siete naciones capaces de diseñar y operar submarinos nucleares”. (Thomas Sparrow, BBC Mundo. 13.07.2012).
 
Hay más: las recientes adquisiciones de Bolivia de armas –comparativamente muy modestas– han despertado suspicacias en Paraguay, y no sería extraño que en los casos de Brasil y Venezuela, se tenga el mismo efecto en sus vecinos.
 
Finalmente, pese  a aquello de “si vis pacem, para bellum” (si quieres la paz prepara la guerra), la paz armada siempre es frágil. De ahí la importancia  de un tratado vinculante de control del armamentismo.

Más publicaciones de Marcelo Ostria Trigo
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0