PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 23 de noviembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Humberto Vacaflor Ganam

Las mafias en el poder


2012-06-29 - 22:48:36

Cuando han tomado el poder, las mafias tienden a conservarlo usando una hábil combinación de legalidad con una dosis de cinismo que sorprende e indigna sólo a quienes no están enterados de la situación.

Han llegado al poder desde la ilegalidad, aprovechando las debilidades y los resquicios que dejan los Estados, y por lo tanto resulta ingenuo esperar que respeten la legalidad, porque siempre la han negado y combatido.

Lo que se toma por cinismo son los pocos contactos que tienen los gobiernos de origen mafioso con la legalidad, porque parecen forzados y obviamente hipócritas. Quienes los sufren tendrían que hacer algo por expulsar a esos gobiernos nacidos de las mafias.

Para este comentario se entiende por mafia a las organizaciones que controlan actividades ilegales y que han logrado atrapar el poder político de un país aprovechando momentos de angustia del electorado.

El caso más notorio es Rusia, que ocupa gran parte el territorio de una superpotencia que se derrumbó sin disparar un solo tiro entre 1989 y 1991. Un pésimo actor de Hollywood devenido en presidente de Estados Unidos provocó el desastre de la URSS al desafiarla a una inverosímil guerra de las galaxias.

Una organización de exfuncionarios de la KGB soviética, como Vladimir Putín, controla lo que ahora es conocido como el mayor gobierno mafioso del mundo. Usan la legalidad sólo para ganar elecciones o denunciar presuntas amenazas de golpes, pero para nada más.

Aparte de la realidad boliviana, el panorama internacional de las mafias es muy dinámico. Este es un rápido repaso de esas realidades que se dan en países gemelos.

Los mayores cárteles mexicanos de la droga quieren ponerse pantalones largos. Piden que se les permita seguir ocupándose del trasiego de la droga hacia Estados Unidos. No quieren, se lee en el libro “Un verdugo de hombres”, que el Estado mexicano fracase, porque lo necesitan.

En Afganistán un partido político se propuso aprovechar los ingentes recursos que genera el opio, pero los prejuicios religiosos desperdiciaron esa iniciativa. Luego quedó claro que los grupos mafiosos que manejan el negocio no necesitan tomar el poder, porque el caos reinante les permite hacer lo que quieren.

Las mafias de Somalia viven, también, en el mejor de los mundos, porque no existe el Estado y operan en un territorio donde todo está permitido, salvo entrar en áreas y actividades ajenas. En abril, lo que queda del ejército se peleó con lo que queda de la policía por el control de unos bienes confiscados a grupos irregulares. La policía es pagada en género también en Somalia.

En Colombia, los grupos armados que se disfrazan de guerrilleros izquierdistas son territoriales. No les interesa controlar el Estado colombiano: sólo quieren tener dominio del territorio donde operan, que se lo roban a la soberanía colombiana.

Algo parecido hacen los sobrevivientes de Sendero Luminoso en Perú, que han logrado controlar el Valle de los Ríos Apurrimac y Ene (VRAE), con lo que les basta y sobra para mantener la actividad millonaria de la coca-cocaína. Los sueños de Abimael Guzmán, de una revolución maoísta en Perú, han quedado obsoletos.

Los bolivianos sabemos dónde estamos y lo que debemos hacer.
Vacaflor.obolog.com

Más publicaciones de Humberto Vacaflor Ganam
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0