PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Viernes 28 de noviembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Álvaro Riveros Tejada

¡El tratado de 1904 ha muerto! ¿Quién vive ahora?


2012-06-19 - 22:45:05

Parafraseando a nuestro ex presidente de la República, don Mariano Melgarejo, Capitán General de sus ejércitos; Gran Cruz de la imperial orden del Crucero del Brasil, General de división y Doctor Honoris Causa de Chile  y otros, S.E. acaba de sorprendernos con el anuncio de que el tratado de paz firmado con Chile en 1904 “ha muerto”.  Ello significa que nuestras relaciones con el país transandino han retrocedido al estado de “casus belli” o motivo de guerra. Situación que, si bien inflama el corazón de las generaciones que nacimos con una marcada antipatía hacia los rotos y el virus reivindicador, no deja de preocuparnos.

Suponemos que este nuevo escenario creado al fragor de la improvisación, nos obliga a echar mano de los recaudos necesarios para afrontarlo, a fin de que el conflicto nos encuentre confesados.
Por ejemplo, buscando el apoyo incondicional de nuestros nuevos aliados, para que nos secunden en esta eventual aventura prebélica. Afortunadamente, contamos entre ellos con potencias extranjeras que en distintas oportunidades han manifestado su solidaridad con nuestro centenario reclamo marítimo, tal es el caso de Venezuela cuyo Coma-andante, antes de prometer convertirnos en dos o tres Vietnams, expresó en reiteradas circunstancias su firme propósito de no descansar  su denuedo hasta bañarse en playas bolivianas, suponemos que no se refería a las playas de estacionamiento. Salvo el caso de AMETEX, donde nos dejó a medio camino, creemos que ahora tiene la oportunidad de demostrar su verdadero espíritu bolivarista.

Algo similar se da con Libia o Nicaragua, países fogueados en cruentas guerras intestinas. Del Ecuador ni hablar. Conviene abstenernos de  su ayuda, por haber demostrado mayor afinidad con el enemigo que con nosotros. En lo que a la república de Irán se refiere, es providencial la llegada del presidente Mahmud Ahmadineyad  quien puede darnos pautas de cómo acabar con las chilenas mediante la técnica de la lapidación por medio de la pedrea y de colgar a los narcos y homosexuales sin contemplación, tarea en la que Colgarico sería de una invaluable ayuda. Asimismo, podría socorrernos con armamento nuclear, aunque sea de uranio empobrecido.

Finalmente, contamos con el valioso concurso de Siria,   cuyo valeroso ejército nos brinda a diario, muestras de ferocidad y heroísmo, a tiempo de masacrar y diezmar a su pueblo, actitud que no demostraron frente al ejército judío, cuando les fueron arrebatadas las alturas del Golán.

Solo de esta manera, y con esos aliados, los bolivianos estaremos en condiciones de matar el tratado de 1904, para luego gritar victoriosos: “El tratado de 1904 ha muerto ¿Quién vive ahora? ¡¡Larga vida a Melgarevo!!

Más publicaciones de Álvaro Riveros Tejada
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0