PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Martes 02 de septiembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipalesMundoVideos especialesDeportesTecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Moira Sandoval Calvimonte

El cocalero en su laberinto IV: el compromiso de Evo Morales con la pachamama o con las transnacionales


2012-04-25 - 23:06:34

Este 22 de abril se celebró por tercer año consecutivo el Día Internacional de la Madre Tierra, día instituido en 1970 originalmente como “Día de la Tierra”, a iniciativa del senador norteamericano Gaylord Nelson, ocasión que nos permite reflexionar sobre la obligación y la necesidad que tenemos los seres humanos de preservar el lugar donde vivimos en procura de heredar algo a nuestros descendientes, momento oportuno en el que debemos renovar el compromiso individual de defensa de la Madre Tierra.

A nivel mundial, los gobiernos deberán reconsiderar  en la fecha si siguen con políticas desarrollistas a ultranza, pues más allá de los discursos líricos, la tendencia a nivel mundial es que los estados realicen sus actividades productivas aprovechando responsablemente los recursos naturales y evitando prácticas ilegales que dañen la Pachamama.

Más recientemente, al influjo de una atmósfera conservacionista, y ante la presencia de los representantes de 192 países en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el presidente Evo Morales propuso denominar a esta fecha como “Día de la Madre Tierra”, expresando que “… ha llegado el momento de reconocer que la Tierra no nos pertenece, sino que nosotros pertenecemos a la Tierra”, aprobándose una resolución apoyada por la totalidad de los allí presentes y vigente desde ese año 2009.

Esta declaración casi mística, sonó imponente y fue aclamada por el concierto internacional, pero al cabo de dos años cayó en la vulgaridad de la típica frase de un político en momentos electoreros y se tornó vacía de contenido, desde el momento que el mismo presidente Evo Morales emprendió la aventura de construir una carretera atravesando el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, olvidando sus promesas de proteger la Madre Tierra y la biodiversidad, e ignorando su obligación constitucional de respetar y hacer respetar el medio ambiente y la Pachamama.

Evidentemente esos derechos colectivos que asisten a todos los bolivianos, se hallan consagrados en el artículo 33 de la Constitución Política del Estado, que establece que“Las personas tienen derecho a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado. El ejercicio de este derecho debe permitir a los individuos y colectividades de las presentes y futuras generaciones, además de otros seres vivos, desarrollarse de manera normal o permanente”. 

Para garantizar estos derechos, se impone al Estado la obligatoriedad de protegerlos, mediante el capítulo de Medio Ambiente, Recursos Naturales, Tierra y Territorio de la CPE, que señala en el artículo 142 que “Es deber del Estado y de la población conservar, proteger y aprovechar de manera sustentable los recursos naturales y la biodiversidad, así como mantener el equilibrio del medio ambiente.”, consolidando el compromiso que propuso el presidente Morales para que en el ámbito internacional, se asegure que los estados asuman la preservación del medio ambiente como una tarea fundamental.

No obstante las previsiones constitucionales que garantizan la protección del medio ambiente y la madre tierra,bel presidente Morales no le hace honor a su imagen de defensor de la madre tierra, incumpliendo este rol con varios actos, todos ellos visibilizados a raíz del conflicto reactivado con la promulgación de la Ley de Consulta N° 222, cuya finalidad es poner en consideración la intangibilidad del TIPNIS y la construcción de la carretera que atraviesa dicha área protegida, cuya prohibición se halla establecida en la Ley N° 180.

El compromiso ambientalista asumido ante el plenario de las Naciones Unidas fue desconocido por el presidente Morales desde que demostró su empeño en construir la carretera en medio del TIPNIS aún a costa de vulnerar derechos constitucionales y normativa específica dirigida a la protección del medio ambiente y la biodiversidad y los procedimientos señalados en normas administrativas, como se advierte de los vicios que ahora se conocen del contrato suscrito con OAS(incluyendo la obtención de la ficha ambiental como requisito para la suscripción del contrato).

Otro de los actos que denotan la supeditación del presidente Morales a la transnacional OAS y su voluntad de concretar la carretera bio-depredadora, es que cuando los indígenas de la VIII Marcha demandaban su presencia para dialogar, éste se negó categóricamente a concurrir personalmente a negociar con ellos. Sin embargo en pleno conflicto, asistió a un evento organizado por la empresa OAS, que es la empresa adjudicataria de la construcción de la carretera, mediante contrato que involucra más de 400 millones de dólares. Con ello el mandatario pone en evidencia los fuertes compromisos que le reatan a la transnacional.

Siendo igualmente opuesto a la protección a la Madre Tierra, recientemente el Presidente Morales anunció que la Asamblea Legislativa aprobará una norma para “separar la licencia ambiental de la consulta y participación”, con el objetivo de “destrabar” las inversiones en proyectos estatales estratégicos, al observar que los procedimientos destinados a garantizar la protección del medio ambiente en proyectos estatales, y la disminución del impacto ambiental en las áreas protegidas mediante implementación de la Consulta Previa, se han convertido en un obstáculo para la entrega de estos territorios a empresas transnacionales.

Con los antecedentes señalados, ya no puede quedar dudas de la subordinación del gobierno del presidente Evo Morales a los intereses geopolíticos transnacionales, al punto de pretender modificar la normativa de naturaleza protectora del medio ambiente, que le ha dado bastantes disgustos al momento de ejecutar la voluntad de las transnacionales.

Recientemente, el mandatario declaró que anulará el contrato con OAS, no obstante que se había negado tozudamente durante meses a revisar este contrato a pesar de las observaciones realizadas por la contraloría y aunque fue firmado sin cumplir el requisito legal de la consulta previa. Empero, este anuncio en vísperas del inicio de la novena marcha es simplemente un acto manipulador para habilitar que la consulta figure como previa al no existir el contrato vigente en el momento de consultar a las comunidades.

Más dicha medida no implicaría la disolución del contrato, según palabras del representante de OAS, el contrato podrá modificarse en cuanto a sus modalidades (plazo, formas de pago) pero no extinguirse ni disolverse, es decir que se mantendrá el vínculo contractual.

Por lo señalado, dicha transnacional guarda la tranquilidad característica de quien sabe que el negocio está asegurado, con la certeza de que el compromiso de Evo Morales con Lula y la burguesía agroindustrial del Estado de Rondonia es de gran magnitud. Da Silva sabe que el poder económico y político presionarán enérgicamente al gobierno boliviano para la construcción de la carretera, ya que es el único tramo que falta concluir: la parte que recae en territorio brasilero ya está conectada, solo restaría pavimentarla.

La mentada carretera, que formaría parte del corredor bioceánico, comprende un tramo que debería concretarse vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos – Trinidad - Puerto Ustarez (Rondonia). Separados por el río Itenes o Guaporé, en la otra orilla y cruzando la frontera se encuentra el Municipio Costa de Márquez del Estado de Rondonia, en ese municipio debe conectarse con la mega-carretera denominada BR 429, que ha sido construida en los últimos 3 años con una inversión de 1.100 millones de dólares, aprobada el 2009 bajo la consigna de concluirla lo antes posible.

Los intereses en juego son tan poderosos que para su construcción han desalojado y despojado de sus territorios a miles de indígenas brasileños, contaminando indiscriminadamente el medio ambiente y deforestado miles de hectáreas de dicho bosque.

Esta muestra de imperialismo destructivo y bienintencionado en apariencias, en procura del desarrollo, hace cómplice al gobierno nacional que ha sido sumiso y complaciente con el vecino país. Sin embargo, el presidente Morales debería establecer límites al gobierno brasilero en su política de exportación de excesos ya ocurridos en sus territorios protegidos.

Por lo demás, resulta inaudito comprobar que el autoproclamado defensor de la Madre Tierra, se encuentre ahora supeditado a los intereses geopolíticos transnacionales, siguiendo el modelo desarrollista que es eminentemente biodepredador, convirtiéndose en el principal avasallador de la Madre Tierra, y otro de tantos gobernantes rendidos a los intereses geopolíticos transnacionales.

Ante la muestra de sucesivos incumplimientos del presidente Morales a las leyes de protección a la Madre Tierra y la Constitución, bajo el lema del “vivir bien” para los comunarios del TIPNIS se concluye que el gobierno actual sólo sigue la receta neoliberal del desarrollismo a ultranza. De ahí que quepa afirmar que el compromiso de Evo Morales ya no es con la Pachamama, sino con las transnacionales.

* Miembro titular Academia de Ciencias Penales de Bolivia.

Más publicaciones de Moira Sandoval Calvimonte
DATOS

¿El MAS ganará las elecciones nacionales?
SI
NO
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0