PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Domingo 23 de noviembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Carlos Rey

Apoyos inseguros


2012-02-26 - 23:20:46

UN MENSAJE A LA CONCIENCIA
De pie en un atestado autobús urbano, regresaba a su hogar una señora tras un día de fatigosa labor. Mientras recorría las calles llenas de baches, el vehículo oscilaba violentamente, de modo que para mantener su equilibrio, la señora se sostuvo de una barra metálica que supuso que era uno de los soportes del autobús. Por varias cuadras siguió tranquila y confiadamente apoyada, hasta que los pasajeros que iban a su lado comenzaron a bajarse.

Señora —le dijo uno de los pasajeros, —perdone, pero me tengo que bajar aquí. Sólo entonces se dio cuenta de que se había estado apoyando en un tubo que aquel pasajero había sostenido verticalmente con el fin de no incomodar a los demás. ¡Se había sentido tan segura, aferrada a un apoyo inseguro!

Al igual que esa pobre señora, que se puso tan roja como el sol de un atardecer de primavera, también nosotros ponemos nuestra confianza en apoyos inseguros. Los apoyos nuestros suelen ser la salud, el trabajo, las riquezas y el prestigio. ¿Cuántos no hay que se apoyan en su salud, tanto que parece que ni se les ocurre que pueden perderla en un instante? La cultivan mediante el ejercicio, el mantenimiento de su estado físico y la buena nutrición, todo esto definitivamente encomiable y sin embargo inseguro, pues puede esfumarse en un abrir y cerrar de ojos.

De igual modo, hay quienes se apoyan en su trabajo. Se dice que los hombres en particular derivan hasta su amor propio del empleo con el que se ganan la vida y sostienen a su familia. Por eso es tan desastroso para ellos cuando pierden ese empleo. No sólo pierden su fuente de ingresos, sino también la fuente de su identidad personal.

Otros, a los que generalmente consideramos los más afortunados, se apoyan en sus riquezas. Llegan a confiar tanto en su dinero que si escasea no saben cómo vivir. ¡A cuántos no les ha ocurrido que, por perder su fortuna a raíz de un descalabro económico, se deprimen a tal grado que deciden suicidarse! Y eso que, aun en medio de la quiebra económica, bien pudieran tener más dinero en ese momento que el noventa y nueve por ciento del mundo que los rodea.

Por último tenemos a los que se apoyan en el prestigio. Si llegan a perder su buena fama o su influencia, ya sea por razones sociales, políticas o económicas, se sienten tan desprestigiados que es como si carecieran de valor alguno como seres humanos.

Lo que todas estas personas desconocen es que hay un solo apoyo seguro en este mundo. Ese apoyo es Dios nuestro Creador. Cuando Él nos diseñó, quiso mantener una relación personal con nosotros, así que nos hizo de tal modo que necesitáramos apoyarnos en Él para poder sentirnos totalmente seguros.

Más vale que reconozcamos que ese apoyo divino está a nuestro alcance todo el tiempo y no sólo cuando nos sentimos desesperados, con nuestras ilusiones derrumbadas y nuestros planes frustrados. Aferrémonos a ese apoyo permanente que es nuestro Dios, tanto en las bonanzas como en las tormentas de la vida.

Más publicaciones de Carlos Rey
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0