PresentaciónTurísmoBlogshoybolivia | FacebookJuegosRSSYoutubeTwitterMóvil
Sábado 22 de noviembre 2014 Contacto
InicioDestacadasEspecialesEconomíaPolíticaEmpresaLa PazSanta CruzCochabambaPaísMunicipio cruceñoMundoVideos especialesDeportesCiencia y Tecnología
EspectáculosCuriosidadesArte y CulturaHoy EventosMujer
           
Susana Seleme Antelo

En el reino de este mundo...


2011-02-14 - 13:34:13

“Cambalache, problemático y febril”, como ya le cantaba al siglo XX el tango de Enrique Santos Discépolo, mundo siempre contradictorio y confuso, donde la dimensión animal del hombre hace estragos, la maldad ejercida sobre los demás se paga tarde o  temprano.

La sentencia bíblica, anticipando que en el Juicio Final los hombres serán juzgados de acuerdo al comportamiento que tuvieron  en vida con sus semejantes, afirma que “con la vara que mides será medido”. Los no creyentes argumentaran en su contra que dicha sentencia no vale para ellos, pero se equivocan, pues el reino de este mundo, en Bolivia, en este caso,  aquella dimensión animal del hombre tiene ejemplos concretos como el complot político ‘terrorista-separatista’ urdido por el MAS contra Santa Cruz.  ¿Cómo será medida esa maldad política? Como reza el refranero ingenio popular de donde sale uno tan contundente como “quien a hierro mata, a hierro muere”.

El falso testimonio del ‘Viejo’ Ignacio Vargas Villa, al parecer más enfermo que viejo,  fue la materia prima de aquel complot que produjo muertos, presos, arraigados, exiliados, refugiados, imputados, rabia, impotencia, dolor individual y familiar que trasciende fronteras.
Es que afecta a los deudos de los tres extranjeros asesinados con premeditación y alevosía por un comando de elite, el 16 de abril de 2009. De esas familias podría provenir la exigencia de instaurar un juicio internacional contra el gobierno de Evo Morales Ayma, pues ya existen cuatro demandas sobre el tema.
Mercenarios y espías infiltrados en filas autonomistas cruceñas, esos tres hombres -el boliviano húngaro Eduardo Rózsa, el húngaro Árpád Magyarosi y el irlandés Michael Dwyer- también fueron víctimas del único terrorismo que sí existió: el terrorismo de Estado. Que sepamos, ningún comando de elite mata sin órdenes superiores, de acuerdo a un plan establecido de antemano, y menos aún como mataron a los tres extranjeros los miembros  del extinto grupo UTARC: a mansalva. ‘El fin’: desprestigiar el sentimiento autonomista, satanizar a su dirigencia y aniquilar a la entonces oposición política de la también entonces ‘Media Luna’  y a sus líderes políticos y cívicos, justificó ‘los medios’: el ajusticiamiento de tres personas y el complot que los ‘inventores’ del oficialismo bautizaron como terrorismo-separatismo.

Les vendría bien a los hombres del MAS refrescar la memoria para recordar que la rueda de la fortuna gira aquí, allá, en todas partes, y que el poder político, como todo poder, cambia porque todo cambia, según la ley de la dialéctica: unidad y lucha de contrarios, de donde surgirá una síntesis, y así sucesivamente.  En democracia, aunque la nuestra esté hoy herida de totalitario autoritarismo, unos ‘suben’, otros ‘bajan’, y el MAS, inexorablemente, tendrá su ‘bajada’. 
Cuando ‘bajen’ seguiremos gritando la afrenta civil de haber sido acusados de terroristas y separatistas, cuando solo luchábamos por el derecho a defendernos de los Fidel Surco y compañía y sus amenazadores ‘cercos’, instigados por el poder centralista.

Luchábamos y luchamos por el derecho a tener autonomía política, gobiernos y asambleas departamentales, gobernadores y asambleístas electos. La autonomía refrendada en la Constitución –a pesar de las pasadas y presentes mezquindades centralistas- no ha dividido al país, como vociferaban, sino al poder de los hoy poderosos que deliran con el poder total y por eso la asfixian financieramente. Por eso combatieron y combaten  a muerte a la autonomía,  por eso mataron, y por eso se inventaron que unos terroristas iban a cometer magnicidio y que, además,  los autonomistas cruceños querían dividir Bolivia. Por hicieron y hacen uso y abuso de su poder mediático  y económico con propaganda política sostenida y cínica, contra Santa Cruz y su dirigencia.
 
Reitero, cuando  les llegue el tiempo de ‘bajada’, nuestro grito podrá estar acompañado de un poder judicial razonable y razonado, controlable en su ejercicio, como corresponde  a una administración de justicia que en democracia respeta el derecho a ser  diferentes y no ‘fotocopias’ de los transitorios y prorroguistas hombres del MAS. Frente a ellos grito mi indignación civil rebeldemente democrática por el inventado complot terrorista-separatista, el caso ‘Rózsa-Sosa’ que son dos en uno y ahora tres en uno, con el ‘Viejo’.

Los ‘cerebros’ de este complot político son muchos más que los pinches nombres ya oídos como los Clavijo, Andrade, Nuñez del Prado, la policía ‘Karen’ y otros no tan pinches como el hermano del ‘Vice’ Raúl García Linera. Los ‘cerebros’ hicieron del ‘Viejo’ el testigo clave de un invención que apesta violaciones a los Derechos Humanos y otras perversidades políticas.

Luego del video soborno y las declaraciones de que fue torturado para inculpar a la dirigencia cruceña, el ‘Viejo’ –pobre e infeliz- ya ‘no es hombre de fiar’, ahora ya no es testigo clave, sino cuasi imputado,  y lo llevan, lo traen, lo sacan, lo ponen como un comodín, marioneta al fin, en vez de aclararle al país un par de cosas y dejar de seguir inventando, como ahora,  maniobras distractiva. Las papas queman...

Por ejemplo, ¿quiénes están detrás todo este montaje, quién trajo a Rózas, quién lo financió, fue mercenario y doble agente,  de dónde salió la plata del soborno que conocemos y de los que no conocemos,  dónde se camuflan los sobornadores intelectuales y materiales de esta cínica invención política?

Complot, terrorismo de Estado, inmunda y millonaria ofensiva mediática. ¿Con qué vara serán medidos quienes urdieron el complot y el tiempo de ‘bajar’ para el MAS haya llegado? En el reino de este mundo, con la que se merecen,  para saldar los daños perpetrados contra la vida de tres hombres, contra el buen nombre de muchos y contra el Estado de Derecho.

Más publicaciones de Susana Seleme Antelo
DATOS

¿Fracasó la derecha en las elecciones?

No
Ver Resultados

Copyright © Hoybolivia.com Reservados. 2000- 2014
Optimizado para Resolución 1024 X 768 Internet Explorer 4.0, Netscape 4.0, Mozilla Firefox 2.0